Personajes Historicos de Canena

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar

Diego de Jódar

Diego de Jódar nació en Canena (Jaén) el 5 de Septiembre de 1470. Hijo único de una familia de hidalgos de privilegio, sentó plaza como peón del ejército real durante la campaña de Granada (1485 - 1492), destacándose en el asedio de Vélez - Málaga. Barajó pasar a las Indias con Cristóbal Colón en su tercer viaje, pero al final resolvió alistarse a las fuerzas que Fernando de Aragón mandaba a Italia bajo las órdenes del Gran Capitán, participando en las tres campañas napolitanas (1494 - 1504) y la toma de Cefalonia (1500).

Posteriormente embarcó hacia África, donde combatió bajo las órdenes del cardenal Cisneros, siendo su último hecho de armas la toma de Orán (1508). Gastó los dineros de su licenciamiento en apuestas y juegos de naipes, malviviendo durante tres años como espadachín a sueldo o escolta. Un turbio asunto con un oidor de la ciudad de Granada (al que mató de dos estocadas), le hizo evadirse de la capital, llegando a la villa de Colomera. Allí sedujo a Maria del Carmen Molina Castro, esposa de Álvaro de Diego, descendiente de repobladores castellanos, mientras este se encontraba recogiendo la aceituna. Alonso de Diego, vástago del matrimonio, informó a su padre de las infidelidades de su madre, siendo apresado Don Diego de Jódar por el alguacil y el señor de la villa.

Una vez emparedado, el joven Alonso propuso sacarlo de la cárcel a cambio de convertirse en su paje de rodela, cosa que aceptó a regañadientes. Juntos viajaron hasta Sevilla, donde Diego se reencontró con dos veteranos de Italia y África: Niccolo Piazza y Fernando Franco. Tras un turbulento asesinato cometido en Sanlúcar de Barrameda, pasaron a las Indias, donde participaron en la conquista de Cuba, la represión de la revuelta de los Ciguayos y la conquista de México. Allí, durante el funesto episodio de la Noche Triste, Diego de Jódar fue capturado vivo por los aztecas, que lo sacrificaron al día siguiente en el altar del Templo Mayor de Huitzilopochtli - Tlaloc.

Diego de jódar.jpg

Diego de Jódar fué un hombre fiero y seco, en palabras y gestos, estoico ante la vida y la muerte, la felicidad o el dolor. Su única debilidad conocida eran los juegos de naipes, siendo en ellos mal perdedor y amante de terminarlos con una sesión adjunta de esgrima, y quizá las mujeres. Respetado y temido por la tropa, su veteranía le llevó a puestos militares de suboficial (cabo y después sargento) durante su estancia en las Indias.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.75/5

2.8/5 (8 votos)