Ayuntamiento de Noalejo (Noalejo)

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar


Ayuntamientonoalejo.JPG

En este artículo quisiera hablaros de un edificio, que año tras año, siglo tras siglo, ha estado protegiendo y vigilando por nuestro futuro, con su mirada de fría piedra opaca, y su sueño casi medieval, me refiero a nuestro Ayuntamiento. El Ayuntamiento de Noalejo, se construyo a finales del siglo XVI, y primeros del siglo XVII. En un principio fue un convento, fundado bajo la advocación de nuestra señora de la Asunción. A ello se debe la pequeña imagen que preside la fachada. Se cree que los frailes pertenecían a la Orden de San Francisco de Paula. En el siglo XVIII se convierte por primera vez en la CASA DEL CONSEJO. La construcción original es un edificio de tres plantas y espadaña, para albergar una campana con tres crujías, tenia distintas dependencias y un patio central. En 1845 se le realiza la primera reforma y se convierte en una de las mejores casas del pueblo, según datos de Pascual Madoz (diccionario geográfico – histórico). La fachada, toda ella incrustada en piedra, nos remonta a siglos pasados y tiempos remotos. Encumbrada sobre ella una pequeña torre, saluda con su enorme campana y marcaba a los campesinos la hora del ángelus, o el añorado almuerzo. Un reloj blanco cristalino, de enormes números negro azabache, parece haber detenido el tiempo, pues hace años que no funciona. En su interior un gran recibidor, abría la puerta de madera de roble (aún se conserva la misma), al igual que las ventanas, alargadas y el balcón de hierro gastado y envejecido.

Escaleras.jpg
Al lado derecho se veía una gran escalera imperial de dos metros, inmensa y majestuosa, nos elevaba a la segundo planta, concretamente al lado derecho, donde el despacho del alcalde y la administración recibían a los campesinos. En el ala izquierda, se encontraba el salón de plenos, el cual tenia una alzada del suelo de unos metros para que la figura del alcalde se ponderara. A su lado mas bajo la mesa redonda de los concejales, rodeada de sillas. Entre la puerta de la entrada y la mesa de los concejales se hallaban tres postes de madera, sujetando un cordón rojo que separaba a estos de la gente que acudía al pleno. Presidiendo esta sala vemos un cuadro del escudo del pueblo, donde nos muestra el señorío de este mayorazgo, reñido entre los reinos de Granada y Jaén. A su lado un antiquísimo retrato de un señor duque ilustre de la villa, FERNANDO NUÑEZ, que nos mira con ojos serenos y severos.
Salón de plenos.jpg

En la tercera planta durante algunos años, se instalaron las escuelas, a las cuales se acedía por otra escalera en la parte izquierda. Aun suenan las risas, los alborotos y las lecciones que inundaban cada mañana, junto con el gorgoteo de las palomas que picoteaban en la fuente que preside el pequeño patio interior. Con el tiempo y tras construirse escuelas en la parte alta del pueblo, los salones se convirtieron en archivos de documentos, libros y toda clase de cosas antiguas, un pequeño museo polvoriento. El juzgado se encontraba a la entrada al edificio, exactamente donde se halla ahora. A continuación estaba el sindicato, donde cada vecino se informaba sobre todo lo referente a su situación como labrador. También a la entrada, en la izquierda encontramos dos cárceles, parecidas a mazmorras. Eran estas oscuras y con solo una puerta recia, con su rejilla correspondiente. Su techo era una enorme bóveda que cubría de un lado a otro del edificio. Esta cárcel se utilizó en la guerra, con bastante frecuencia, al igual que algún que otro vecino, al que la borrachera le había subido el vinillo. La siguiente reforma se hizo en 1985, siendo alcalde Cesáreo Titos Arriaza, y el constructor Rafael Algar Torres. Se limpio la fachada, los recercados de piedra (estaban pintados de cal) y la torre, que se hallaba un poco inclinada se desmontó, enumerando las piedras y se volvió a montar. El interior se reformó de forma muy parecida a la actual, desapareciendo la escalera imperial, y muchas otras dependencias. También se dice que existía un pasadizo que unía el ayuntamiento con la iglesia, pero fue enterrado por miedo a que se derrumbara. Se cree que este pasadizo sirvió para que el alcalde escapara en ocasiones del asedio enemigo. La última reforma fue hecha por el actual alcalde Antonio Morales Torres, ha sido una pequeña remodelación de varias estancias. No se conoce quien fue su primer alcalde, quizás su nombre se encuentre olvidado en algún libro perdido en el archivo de la tercera planta , pero si sabemos que hubo muchos mas que le sucedieron , unos con mas celo por su pueblo, otros mediocres, pero si he de señalar que bajo este edificio de piedra, se esconde las raíces, la historia de un pueblo, que se fundó en 1533, y bajo su techo se han escuchado: suplicas, alegrías, tiros, guerras, conspiraciones, trampas, e ilusiones. Para que Noalejo camine hacia el futuro, con prosperidad, siempre unido a su tiempo y a su historia, pues gran parte de lo que ahora es, se debe a su ayuntamiento, a los alcaldes, y los equipos de gobierno, que lucharon, gritaron y vitorearon el amor por su pueblo y por la gente que en el vive.

Visita oficial ayuntamiento.jpg
Ayuntamientonoalejo1.JPG

|

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.1/5 (7 votos)