Monumento al Lagarto de Jaén

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar
Lagarto3.JPG

El monumento al Lagarto de Jaén se encuentra en el Jaén antiguo, en el barrio de “La Magdalena” en la calle Santo Domingo.

Hay dos formas de llegar a él:

Pasando por Bernabé Soriano o "La Carrera", se sigue por la calle Álamos y después por la calle Colón con el Cine Darimelia y después se llega a la calle Martínez Molina para acabar en la calle Santo Domingo.

Otra forma de llegar a dicho monumento es entrar por la Plaza de los Jardinillos o la Plaza de Correos y subir por la calle del Doctor Arroyo hasta la calle Colon y seguir el mismo trayecto ya descrito.

El Lagarto se encuentra justo enfrente de la Carnicería Los Netes en el nº 18 de la calle Santo Domingo.

El Lagarto conocido como sierpe, gran serpiente o dragón, el Lagarto de Malena (o de la Magdalena) o Lagarto de Jaén.

Es la leyenda más famosa de la capital. En Jaén existe el dicho: "Ojalá revientes como el Lagarto de Jaén".

Juan Eslava Galán en su ensayo: "La Leyenda del Lagarto de la Malena y otros mitos del dragón" expresa que se inscribe dentro de uno de los mitos de lucha que recorre la historia de la humanidad.

Alfredo Cazabán Laguna en 1913 establece 3 versiones.

  • El Lagarto vivía en tiempos indeterminados en el venero de la Magdalena de Jaén y salía para matar a personas y animales:
  • Un guerrero vestido con una armadura de espejos, consiguió deslumbrar al Lagarto y lo mató con su espada.
  • Un pastor mató al Lagarto usando como cebo una piel de cordero ensangrentada y rellena de yesca encendida que , al engullirla, abrazó las entrañas del Lagarto y lo hizo reventar. En recuerdo del pastor se ha pintado una escena en la misma fuente de la Magdalena.

Esta versión coincide con la primera versión escrita por Pedro Ordoñez de Ceballos y publicada en 1628 por Bartolomé Ximenez Patón.

  • Un preso condenado a muerte aceptó combatir al Lagarto a cambio de la libertad. Pidió un caballo, una lanza y un saco de pólvora. Se fue por la noche al manantial con un saco de panes calientes. El Lagarto echo a correr detrás de él y este le fue echando los panes primeros, y al final el saco de pólvora y el Lagarto estalló. José García Moya vecino de la Magdalena confirma esta versión y hubo en la Iglesia de San Idelfonso, colgado de una pared, una piel, que parece fue de un caimán.

Esta leyenda es la simbología del mito donde el dragón es el guardián del tesoro ( agua) y el poder. Aparece asociado con el elemento femenino: hum,edad, cueva, oscuridad, luna. El héroe simboliza el elemento masculino, el calor, la luz, el sol.

Carmen María Camacho Adarve cuenta que el Gobernador le promete la vida a un preso condenado a muerte si es capaz de matar al Lagarto. El preso se vistió de caballero con su coraza y se fue cabalgando. Cuando vio al Lagarto le tiro una oveja llena de explosivos en las fauces y este se la tragó y reventó.

Cuentos infantiles: es un cuento que recita un padre a su hijo antes de dormir. Le cuenta toda la historia pero esta vez el reo fue injustamente acusado. Este cuento opina el autor, le gusta más a los niños ya que no se trata de reyes o princesas.

Cuando alguien come mucho se le dice que va a reventar como el Lagarto de Jaén. Hay una leyenda parecida en Córdoba y Valencia. A mí personalmente me recuerda los lagartos gigantes de Japón y China y esta última pasea Dragones gigantes de papel contorsionándose por las calles en las fiestas.

Esbozo.png El contenido de esta página es un esbozo. Ampliándolo ayudarás a mejorar Jaenpedia.

Localización

{{{descripción}}}

Galería de imágenes

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.38/5

2.4/5 (8 votos)