Refranes (Valdepeñas de Jaén)

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar
Refranero popular valdepeñero[1]

En el refranero popular hay un trasfondo de filosofía popular. Esta filosofía nace en el pueblo como consecuencia de una experiencia. Esta reflexión sobre la vida y la muerte, sobre la amistad y la desconfianza ante el otro, sobre el hombre y la mujer, sobre la riqueza y la pobreza, el hombre del pueblo, como un nuevo Séneca, los va recogiendo en unos breves dichos.

El refrán es universal, ya que se encuentra en todas las culturas y civilizaciones. Os presento una lista de estos refranes coleccionados por mi amigo Francisco jiménez Prieto. Mi único mérito ha sido ordenarlos por materias y hacer una breve introducción. Estos refranes, aunque son de ámbito universal, muchos de ellos han sido recogidos de la tradición oral de nuestro pueblo. Tienen por este motivo mucho interés. Algunos de ellos es posible que se hayan gestado en el mismo pueblo.


Refranero sobre la amistad

En el trasfondo de casi todos los refranes sobre las relaciones con los demás hay ciertas reservas. Hay pocos amigos de verdad. Ante el otro existe la desconfianza. La fidelidad, la entrega, y el servicio desinteresado no son frecuentes. El que encuentra un amigo de verdad encuentra un tesoro. La amistad es con frecuencia interesada. Hay muchos trepas, halagadores, apegados al poder, amigos, interesados, etc.

Del jefe y el mulo, cuanto más lejos más seguro.
Más vale caer en gracia que ser gracioso.
Ni comes ni dejas comer.
No hay mejor amigo que un duro en el bolsillo.
Quien reparte, reparte y se queda con la mejor parte.
Reunión de pastores, ovejas muertas.
Todo se hereda menos lo hermoso.
Unos en buenas camas y otros en malas.
Unos tienen la fama y otros escaldan la lana.
Amigo que no da y navaja que corta, aunque se pierdan, no importa.
Amigos, pero el borrico en la linde.
El pan como hermanos y el dinero como gitanos.
El que tiene un amigo tiene un tesoro.
El que tiene un tío en Graná, ni tiene tío ni tiene ná.
En casa entró un vecino y por dueño se quedó.
Es mejor estar solo que mal acompañado.
Haz bien y no mires a quién.
Haz lo que yo te mande y no hagas lo que yo hago.
Hombre, sopitas y al rincón.
Hoy por mí, mañana por ti.
Líbrame de las aguas mansas.
Los amores de invierno son amores de fortuna, que te quiero, que te adoro mientras dure la aceituna.
Más contento que unas castañuelas.
No es igual predicar que dar trigo.
No sirvas a quien sirvió ni pidas a quien pidió.
¡Quién te ha visto y quién te ve!
Según veo el hato, así te trato.
Te conozco bacalao, aunque vegas disfrazao.
Todos del mismo vientre y cada uno de su temple.
Si quieres ver a tu compañero andar, párate a cagar.
Una retirada a tiempo es como una victoria.
"Ende" que te vi "vinil", dije a por la burra vienes; la burra no te la llevas, que me está criando el pavo.

Refranes sobre animales

Los animales son unos sujetos activos para expresar la realidad de la vida.
No es el león tan fiero como lo pintan.
Algo quiere el conejo cuando mueve la oreja.
Cuando más tranquilo está el galgo, salta la liebre.
El perro escaldado del agua huye.
El perro y el niño, donde ven cariño.
El pez gordo se come al flaco.
Eres más perro que San Amaro, que hacía los milagros sentado.
Gallo que no canta, algo tiene en la garganta.
Oveja que bala, pierde bocado.
Perro ladrador, poco mordedor.
Una vez que maté un gato me llamaron matagatos.
A borrico regalao no le mires el diente.
A borrico viejo, la mayor carga.
A caballo viejo, poco verde.
El ojo del amo engorda el caballo.
Al perro flaco todo se le vuelven pulgas.
Cuando se enfadan los arrieros, lo pagan los borricos.
En febrero busca la sombra el perro.
Hasta el rabo tó es toro.
La cabra tira al monte.
Más vale pájaro en mano que cien volando.
Más vale un huevo hoy que una gallina mañana.
No digas "sape" hasta que no salga el último gato.
No vendas la piel del oso antes de matarlo.
Tiene menos papeles que una liebre.

Refranes sobre el tiempo

El tiempo y el espacio son una de las dimensiones más importantes de la vida. La vejez y la juventud son las dos caras del tiempo. La vejez está en íntima relación con la juventud. Por esto hay un momento en que viene la decrepitud. Abril es el mes más señero del año.

Nunca es tarde si la dicha es buena.
De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga.
De San Miguel a San Miguel no queda nada por hacer.
El que tuvo y retuvo guardó para la vejez.
Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo.
Abril aguas mil.
Abril habicas en el mandil.
Agua que no has de beber déjala correr.
El martes, ni te cases ni te embarques.
En mayo, aunque lo sepa el amo.
El tiempo bueno o malo hay que ir al campo a esperarlo.
En enero se hiela el agua en el puchero.
En agosto, frío al rostro.
En invierno o en verano, no te dejes el sayo en casa del amo.
En junio, la hoz empuño.
En marzo, ni migas ni esparto.
En marzo, sobre el brazo.
En octubre, echa pan y cubre.
Enero claro y heladero.
Hasta San Antón pascuas son.
Llegando a los cincuenta, de la cola no hagas cuenta.
Más vale llegar a tiempo que rondar un año.
Más vale tarde que nunca.
Ni calor hasta San Juan, ni frío hasta Navidad.
No cantes victoria hasta el final de la historia.
No lloramos todos el mismo día.
No nos acordamos de Santa Bárbara hasta que no truena.
No por mucho madrugar amanece más temprano.


==Refranes sobre la comida

Los alimentos no podían dejar de faltar en la refranería.

El pan, el jamón y el vino se llevan la palma.
Comer mejor jamón que tocino, con pan y con un vaso de vino.
Mala es la llaga que con el vino no se sana.
Agua para sustos y vino para gustos.
Vino y mujer, dos cosas que se han de temer.
Si te hace daño a la noche beber vino, vuelve a beberlo a la mañana y te aliviará.
Si quieres estar vivo no seas esclavo del vino.
Queso, jamón y vino son el mejor camino.
Al no haber pan, buenas son tortas.
Al pan, pan, y al vino, vino.
Las mejores inyecciones, el vino y los jamones.
Más comer y menos mantel.
Poquito y bien untao.
Por mucho trigo nunca es mal año.
Con el rabo mata moscas.


Refranes sobre sacrificio

Los dos refranes contenidos son de una admirable profundidad.
Saca tu cruz a la calle y verás otra más grande.
A la madera que nace para cruz no le entra la carcoma.


Refranes sobre la edad

Dichosa la juventud hacendosa y trabajadora. El trabajo y el ahorro serán su futuro en la vejez. La moderación en la juventud es una garantía para el mañana. En la vejez está la sabiduría.

El hombre propone y Dios dispone.
El que de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja.
El hombre y el oso, cuanto más feos más hermosos.
El que de joven no anda, de viejo trota.
El que se acuesta con niños, «cagao» amanece.
El viejo desvergonzao hace al niño mal hablao.
El viejo pierde el diente, pero no la simiente.
En hombre joven no hay trampa vieja.
Es más la envoltura que la criatura.
Estás más acabao que las maracas de Machín.
Gente de alpargate, tate.
Hombre en cocina, calentura continua.
Ni se muere padre ni cenamos.
Sabe más el diablo por viejo que por diablo
Si quieres llegar a viejo y guardar una peseta, no abuses de la bragueta.
Si quieres llegar a viejo, guarda leche en el pellejo.
Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad


Refranes sobre la muerte

El joven puede morir, pero el viejo no puede vivir.
El llanto sobre el difunto.
El muerto al hoyo y el vivo al chollo.


Refranes sobre la mujer

El refranero es muy negativo al hablar de la mujer. El hombre es el centro de la vida de la mujer. Hay en ellos resabios machistas.

A la mujer y a la cabra, dale soga larga.
A las putas y a los barberos, en la vejez los espero.
A cualquier puta se le escapa un pedo.
De Jaén, ni burro, ni mujer, ni aire que venga bien.
Dios hace milagros, pero no preña viejas.
Dios los cría y ellos se juntan.
Donde hay hombre valiente, mujer guapa e inteligente.
Donde hay tejas hay pellejas.
Donde manda la mujer el hombre no está bien.
Dos hijas y una madre, tres diablos para el padre.
Dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición.
El casao, casa quiere.
El dinero y la vejez, para la mujer.
En abril, quemó la vieja el celemín .
Hay tres cosas que no se dejan: el coche, la mujer y la escopeta.
Hombre cobarde no conquista mujer bonita.
Hortelana, ni rica ni sana.
La mujer y el marido, por sus obras son queridos.
La mujer y la sartén, en la cocina están bien.
La primera escoba, la segunda señora.
Las medias no son buenas ni para las mujeres.
Lo que a la mujer no le gusta, al hombre no le hace daño.
No cogíamos en el fuego y parió la abuela.
Tiran más dos tetas que dos carretas.
Una mujer sin pendientes es como una vaca sin dientes.
Una madre espara cien hijos, y cien hijos no son para una madre.


Refranes sobre la religión

No voy a misa porque estoy cojo, pero voy al bar poquito a poco.
Unos, corriendo, pierden la misa, y otros llegan a tiempo, sin ir de prisa.


Refranes sobre el sexo

Una vez al año no hace daño.


Refranes sobre el trabajo

El que no las unce no las vuelca.
El saber no ocupa lugar.
La mejor lotería, trabajar todos los días.
No hay destajo sin trabajo.
Para el hambre no hay pan duro.
Remienda tu paño y durará otro año.
A las diez, en la cama estés.
A los cien años todos calvos.
A mal tiempo buena cara.
A otra cosa, mariposa.
Al mal segador todas las pajas le estorban.
Al que madruga Dios le ayuda.
Al ruin y al pobre todo les cuesta doble.
Dios me libre de un saquillo que no tenga merienda.
Donde hay patrón no manda marinero.
El comer y rascar, hasta empezar.
El mejor escritor echa un borrón.
El miedo guarda la viña.
El que más sabe, más ignora.
El que mucho abarca, poco aprieta.
El que no mira hacia adelante, atrás se queda.
El que no sabe es como el que no ve.
El que paga descansa, y más el que cobra.
El que quiera peces que se moje el culo.
El que quiera saber; embustes en él.
El que tiene boca, se equivoca.
El que tiene pies, anda al revés.
En casa del herrero, cuchara de palo.
El que no tiene cabeza debe tener pies.
En todos los trabajos se fuma.
Esto es como predicar en el desierto.
Esto es pan para hoy y hambre para mañana.
Hacienda hecha dinero, espera.
Hoy puro y mañana ninguno.
La mujer en su casa y el hombre en la plaza.
Las reuniones que sean nones y que no lleguen a tres.
Las visitas, cortas y poquitas.
Lo que puedas hacer hoy no le dejes para mañana.
El miedo guarda la viña.
El que más sabe, más ignora.
El que mucho abarca, poco aprieta.
El que no mira hacia adelante, atrás se queda.
El que no sabe es como el que no ve.
El que paga descansa, y más el que cobra.
El que quiera peces que se moje el culo.
El que quiera saber; embustes en él.
El que tiene boca, se equivoca.
El que tiene pies, anda al revés.
En casa del herrero, cuchara de palo.
El que no tiene cabeza debe tener pies.
En todos los trabajos se fuma.
Esto es como predicar en el desierto.
Esto es pan para hoy y hambre para mañana.
Hoy puro y mañana ninguno.
La mujer en su casa y el hombre en la plaza.
Las reuniones que sean nones y que no lleguen a tres.
Las visitas, cortas y poquitas.
Lo que puedas hacer hoy no le dejes para mañana.
Más vale remiendo feo que agujero hermoso.
Más vale rodear que no atascar.
Más vale una mala carrera que un buen oficio cualquiera.
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita.
Por lo bien que lo hacemos, un cigarrito por el pecho.
Siempre hay un roto para un descosío.
Tú serás buen albañil pero a mí no me trabajas.


Refranes sobre la vida

En el refranero la vida es un tejido de ilusiones y desesperanzas. El largo camino de la vida es duro. La vida es efímera y frágil. Ante la amistad, la desconfianza. La vida no es un absoluto, ya que todo es relativo. Sólo vale el dinero y el poder.

De la familia y el sol cuando más lejos mejor.
Más vale humo que niebla.
Pellillos a la mar.
A palabras necias oídos sordos.
A buen entendedor con pocas palabras bastan.
A mar revuelto, ganancia de pescadores.
Ahora que no tengo garrote todo son quimeras.
Andar y tropezar es andar camino.
Antes de llover chispea.
Cuando seas padre comerás carne.
Cuatro ojos ven más que dos.
De dicho al hecho va mucho trecho.
De fuera vendrán quienes de tu casa te echarán.
De tal palo tal astilla.
Dios aprieta pero no ahoga
Donde hay, algo queda.
El buey solo bien se lame.
El que a buen árbol se arrima buena sombra lo cobija.
El que fue a Sevilla perdió su silla.
El que guarda, halla.
El que hizo la ley hizo la trampa.
El que mal anda, mal acaba.
El que mal empieza, mal acaba.
El que más pone, más pierde.
El que no la da de lao, la da de costao.
El que no llora no mama.
El que no te conozca que te compre.
El que repara en pelo no la cata.
El que roba a un ladrón tiene mil años de perdón.
El que se mete debajo de hojas por dos veces se moja.
En todos los sitios cuecen habas.
En tu casa hasta el culo descansa.
Entre el cielo y la tierra no hay nada oculto.
Es más el ruido que las nueces.
Hay gustos que merecen palos.
Hombre precavido vale por dos.
La avaricia rompe el saco.
La esperanza es lo último que se pierde.
La sartén le dijo al cazo: apártate que me tiznas.
La vida no es como empieza sino como termina.
Lo que es del río, el río se lo lleva.
Lo que no es de quince, no es de veinte.
Los de afuera se callan y dan tabaco.
Los pescadores y los barberos, los más embusteros.
Luego..., que si la abuela fuma.
Mal de muchos, consuelo de tontos.
Mala hierba nunca crece.
Más claro que el agua.
Mas sabe un loco en su casa que un cuerdo en la ajena.
Más vale prevenir que curar.
Más vale que sobre que no que falte.
Más vale tener que desear.
Mi gozo en un pozo.
Nadie aparenta lo que es.
Nadie valora mejor la salud que el enfermo.
Ni comes ni dejas comer.
No consiste en bailar deprisa.
No dar un palo al agua.
No digas nunca: de esta agua no beberé.
No es lo mismo llamar que salir a abrir.
No es oro todo lo que reluce.
No hacer de tripas corazón.
No hay mal que cien años dure.
No hay mal que por bien no venga.
No hay más ciego que el que no quiere ver.
No hay mayor desprecio que no hacer aprecio.
No hay mejor vecina que tu cocina.
No sólo de pan vive el hombre.
Ojos que no ven, corazón que siente.
Pan, vino y cerveza son la mejor dieta.
Para arreglar un pleito se necesitan ambas partes.
Para pasar el río y dar dinero, nunca seas el primero.
Piensa mal y acertarás.
Por no prestar atención te quitaron el zurrón.
Por tu corazón juzga al ajeno.
¡Quién te conoció, ciruelo!
Rectificar es de sabios.
Renovarse o morir.
Salud y pesetas, vida completa.
Todos los caminos van a Roma.
Tu gozo en un pozo.
Un grano no hace dinero, pero ayuda al compañero.
Una mano labra la otra y las dos lavan la cara.
Unos mean en la calle y no suena, otros en lana y mucho suena.
Unos mueren para que otros vivan.
Vísteme despacio que tengo prisa.
Y llegando a los setenta ni para mear te la encuentras.
Zapato malo, más vale en el pie que no en la mano.


Refranes sobre el cuco

A continuación os ofrezco una serie de refranes sobre la caza de la perdiz con reclamo, que he ido recogiendo durante varios años. Creo que os gustarán y os ayudarán en vuestro quehacer cuquillero.

  • Cuando se deben sacar los pollos de perdiz
Con un celo, no sacarlos,
con dos, machacarlos.
y con tres, no dejarlos.
De primeros, sacarlos,
de segundos, no cansarlos,
y de terceros, sacarlos y sacarlos.
Pollo que lo saques y no cante,
ten paciencia. ¡No te espantes!
Si a la primera no canta,
a la segunda, a la tercera...¡Aguanta!
Pájaro que en la jaula salta,
ni siquiera Dios lo aguanta.
En el primero, criarlos,
en el segundo, engordarlos,
y en el tercero, cazarlos.
Mojados han de venir
los pollos para servir.
El primer año, cantan,
en el segundo, espantan,
y en el tercero, matan.


  • Los puestos
Cuando el puesto estás tapando,
no olvides que estás tirando.
El conejo y la perdiz
donde nace va a morir.
Repostero en las alturas,
águila que entrará segura.


  • Cuando hay celo.
Para San Antón
cada hembra con su perdigón.
Cuando el almendro florece
el celo también crece.
A primeros de enero
no esperes haya celo.
Para San Antón,
a espaldas, el perdigón.
y si no están,
para San Sebastián.
Perdiz mojada,
perdiz, tirada.
A la perdiz le pasa lo que al caracol:
si hay llovizna, anda y canta mejor.
Con lluvia y sol
canta el perdigón.
Con sol y tiempo seco
no hay ni muestra ni celo.
Cuando el macho toma tierra
ni canta, ni lucha, ni entra.
Cuando el aire mueve la pluma
no tirarás ni siquiera una.
La perdiz que canta arriba
no la verás en la barriga.
Con aire huracanado,
el celo está atenuado.
Cuando sopla fuerte el solano,
en el campo ni un reclamo.
En el mes de abril,
mucho cantar y poco acudir.
Con el aire de levante
no hay macho que cante.
  • Formas de tirar
Hembra que se atranca,
pollo que en la jaula salta.
Pájaro que en la plaza salta,
al de la jaula se carga.
Pollo que en el campo becerrea,
es que no quiere pelea.
Pájaro que canta encima,
a nuestro pollo acoquina.
Pájaro tirado de pechuga,
pájaro que se da a la fuga.
Cuando la jaula no recibe,
ni te apresures, ni tires.
Cuando entra un macho arrastrando el ala
no te corras al tirar. ¡ Ten mucha calma!
Pájaro tirado de espaldas
es raro que se vaya.
Perdiz que se tira andando,
perdiz que se va volando.
Hembra revolada,
perdiz atrancada.

Artículo de lugia


Referencia

  1. Artículo publicado por Félix Martínez Cabrera, en Revista Lugia
    Este artículo incorpora material de Lugia, autorizada su publicación bajo los términos de la licencia Reconocimiento-CompartirIgual

Principales editores del artículo

Hay 4 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.0/5 (4 votos)