Cofradía de la Divina Pastora (Jaén)

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar

Ilustre, Fervorosa y Muy Antigua Hermandad de la Pura y Limpia Concepción de Maria y Archicofradía de la Divina Pastora de las Almas.

Su popularidad es multisecular, casi tanto como su particularísima historia. El origen es un siglo anterior a la promulgación de la devoción a la Divina Pastora, ya que fue fundada a finales del siglo XVI, concretamente el día 9 de Julio de 1595, en el desaparecido convento de San Francisco, bajo el título de "La Limpia Concepción de María", siendo su primer Gobernador, D. Marcos Tirado.

Siendo por tanto, un testimonio mas de fervor mariano de Jaén hacia la Inmaculada Concepción de la Virgen dos siglos y medio antes de ser proclamado el Dogma. Actualmente, la Hermandad conserva los estatutos originales de aquella primera constitución, como una auténtica y valiosa joya.

Según consta en los escritos de la cofradía, sobre el año 1697, aparece con el Subtítulo de "Cofradía de los Pastores", siendo a finales del XVIII, cuando aparece con el título de Cofradía de la Divina Pastora, aún en el Convento de San Francisco.

Ya que es en el año 1836, a raíz de la supresión de los Conventos, por la Desamortización de Mendizábal, cuando se ubica definitivamente en su actual sede canónica, la Sacra Iglesia Parroquial de San Ildefonso.

Su intensa y activísima vida de hermandad se mantiene intacta hasta la llegada de la Guerra Civil española, produciéndose su posterior reorganización en el año 1942, de manos del que fue Ilustre cofrade, D. Andrés Toledano Ruíz.

En ésta Cofradía, de acendrado y definido carácter gremial, existe una neta tradición familiar, y aunque actualmente la mayoría de los cofrades no son pastores ni ganaderos, sí descienden de aquellos, en el que dicho oficio era imprescindible para poder pertenecer a dicha hermandad; como prueba inequívoca de ese legado ancestral resulta curioso leer en los libros de cuentas y actas del XIX, apellidos que aún se perpetúan en la Cofradía.

La Hermandad venera una imagen bellísima, de estilo barroco, de la escuela granadina de finales del siglo XVIII, que aunque documentalmente es anónima, se atribuye con inmensa fiabilidad al imaginero Manuel González.

Iconográficamente, su grupo escultórico representa la imagen de mujer morena sedente en una peña, con atributos pastoriles, rodeada de dos borregos perfectamente tallados en madera de pino y policromados, al igual que la talla de la Virgen. Ha sido Restaurada por completo y con éxito durante éste año de 2003.

La fiesta se venía celebrando alrededor del último domingo de Agosto hasta el año 1976, que empezó a celebrarse el primero de Septiembre. Las tradiciones y costumbres permanecen intactas desde sus concepcionistas orígenes, incluyendo la Misa de Alba ó Alborada, actualmente desaparecida.

Caben destacar: El Pregón de Exaltación a la Divina Pastora, Solemne Tríduo con devoto besamanos, Fiesta Principal con peculiar redoble de tambor y cruce de banderas durante la consagración, concurso de revoloteo de banderas y Solemne desfile procesional de nuestra titular por las principales calles de la feligresía.

Es interesante señalar, que debido a la singular composición de Junta de Gobierno de “fiestas”; además de la permanente, existe el cargo de Hermano Mayor, de periodicidad anual, que es visitado, el primer día de Tríduo, en su domicilio, para después y en desfile corporativo, mediante pasacalles con redoble de tambor característico y disparo de cohetes, dirigirnos a la sede canónica para rendir Culto a nuestra excelsa Titular y comenzarlo oficialmente. Dicho cargo es elegido el Lunes, posterior a la fiesta, junto con los abanderados, en Cabildo Ordinario, en el que se conmemora muy emotivamente el “Traspaso de la Virgen” de Hermano Mayor saliente a Hermano Mayor entrante (simbología de la imagen miniaturizada de Pastora que posee el H. Mayor en su domicilio durante todo el año y que porta sobre su bátago en los desfiles).

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.0/5 (4 votos)