El Condado

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar

Localización

Listado de Municipios

Geografía e Historia

La Comarca de El Condado de Jaén se encuentra situada al norte de la provincia de Jaén, ocupando las estribaciones surorientales de Sierra Morena y en contacto con la Depresión del Guadalquivir. Se compone de siete municipios: Vilches, Arquillos, Navas de San Juan, Santisteban del Puerto, Castellar, Montizón y Chiclana de Segura. Los pueblos de esta comarca cuentan con entornos naturales de interés tanto por su belleza paisajística como por los recursos que encierran para la práctica de deportes como la caza mayor y menor o la pesca. Otro de los atractivos de la comarca son los monumentos arquitectónicos que sus tierras encierran. Entre ellos destacan castillos como el de Pallares, en el municipio de Castellar o los del pueblo de Vilches. Los amantes de la ganadería de lidia deben visitar Navas de San Juan, en cuyas dehesas se crían los toros bravos de seis ganaderías.

Ruta de los Castillos

Estas construcciones defensivas forman parte de la Ruta de los Castillos y las Batallas, que enlaza algunos de los numerosos castillos de la provincia de Jaén -y también de las limítrofes de Ciudad Real y Granada- jalonado por los hitos que representan las importantes batallas entabladas en la zona: Baécula (208 a.C), Alarcos (1195), las Navas de Tolosa (1212) y Bailén (1808). A pocos kilómetros de distancia unos de otros se encuentran los campos de batalla de estas decisivas contiendas. Romanos y cartagineses, almohades y ejércitos cristianos, españoles y franceses, decidieron en ellos el orden político, social y económico de sus respectivos tiempos.

El itinerario se inicia en el Conjunto Arqueológico de Alarcos, en la provincia de Ciudad Real, y termina a los pies de la Alhambra, en la capital granadina. La mayor parte de los monumentos se sitúan en la provincia de Jaén, donde se dan cita algunos de los castillos más importantes de España. La ruta jiennense penetra por Navas de Tolosa y acaba en Alcalá la Real. Junto a grandes castillos todavía en pie, vestigios de los que existieron, lugares en los que se desarrollaron batallas, el itinerario enlaza parques naturales, pueblos acogedores y el impresionante paisaje del olivar jiennense, que es el escenario por el que transcurre esta propuesta de ocio.

Municipios

Vilches es una pequeña localidad situada en las estribaciones de la Sierra Morena jiennense, lugar de asentamientos milenarios, ruta de bandoleros y enclave de batallas que decidieron el curso de la Historia. En el término municipal se han inventariado más de cien yacimientos arqueológicos. De la Edad del Cobre es el yacimiento de Santagón. En la Edad del Bronce, la consolidación de la actividad metalúrgica posibilitó la aparición de pequeños poblados, algunos fortificados, como los de Cañada de Malabrigo, Giribaile o Cerro del Salto. El asentamiento de Giribaile alcanzó gran importancia a partir del siglo VII y VI a.C puesto que dominaba buena parte de la comarca minera circundante así como los caminos y pasos naturales. De este periodo también destacan las Cuevas de Espeluca que según la tradición fueron un santuario ibérico. Hoy día encontraremos vestigios de las minas de plomo que se explotaron hasta el siglo XX, continuando la tradición minera del Bronce. En época romana se identifica Vilches con Baesucci y obtendrá el título de municipio concedido presuntamente por el emperador Vespasiano en el 76 D. C. En la actualidad, lo primero que observaremos en su silueta, que descansa sobre la ladera, serán los restos del castillo árabe, época en la que se consolida y toma auge el actual emplazamiento de Vilches. Después de la batalla de las Navas de Tolosa fue convertido en santuario, la actual Ermita de la Virgen del Castillo. Desde allí, en el Cerro de la Virgen y bajando por el Camino de la Canaleja encontraremos más de 15 pintorescas casas-cueva. Vilches perteneció a Al-Andalus desde el siglo VIII al siglo XIII y adquirió el carácter de una típica ciudad musulmana que aún hoy puede apreciarse en su irregular urbanismo. En su casco urbano, la Iglesia de San Miguel Arcángel, antigua ermita del siglo XV, conserva diversos trofeos conquistados en la batalla de las Navas de Tolosa. Su paisaje ofrece parajes naturales y zonas húmedas de gran interés con abundantes recursos cinegéticos y piscícolas, en ellos se pueden practicar además diversas actividades deportivas acuáticas. Es digna de referencia la posibilidad de pasear a caballo entre toros de lidia, realizar rutas en 4x4 junto a los alojamientos rurales existentes o senderismo en la Cañada Real. Y, por supuesto, a la hora de la comida, se podrá disfrutar de las maravillosas tapas que ofrecen los bares de Vilches regadas con el inigualable aceite de la comarca. Entre sus tradiciones destacan las cuadrillas de campanilleros vilcheños, que al llegar la Navidad cantan unos antiguos y sentidos villancicos tradicionales, que han hecho posible que cuenten con una acreditada y justa fama fuera de los límites de su término municipal. Estas originales y primitivas coplas con temática religiosa o profana, se cantan desde la Concebida hasta pasados los Reyes. En la melodía, especialmente la estrofa, se advierten reminiscencias árabes. El acompañamiento es originalísimo y de un efecto singular. Se compone de guitarras, bandurrias, campanillas colleras, triángulo, un cántaro al que dan en la boca rítmicamente con una alpargata, un cajón de madera golpeado con la mano, almireces y platillos pequeños. El resultado uno de los más bellos ejemplos del folclore de la provincia.

Arquillos está situado en el suroeste de la comarca de Linares, donde alternan las áreas de cultivo del olivar, en torno al que gira la actividad económica de la localidad, con dehesas dedicadas a la ganadería y zonas aptas para la caza menor. La zona de serranía cuenta con paisajes de interés natural junto a los pantanos del Guadalén y del Giribaile, donde puede practicarse la pesca. En su conjunto monumental destacan la Torre del Reloj y la iglesia parroquial de la Concepción, construida en el siglo XVIII. Los habitantes celebran fiestas en honor de San Antonio Abad (enero), Santiago Apóstol (julio) y la Inmaculada Concepción. En todas ellas pueden degustarse los platos típicos de su gastronomía: los "pericones", unos roscos de harina y huevo, y los guisos de caza y pesca fluvial. Por San Antón, patrón del pueblo, además de degustar “pericones”, Arquillos celebra una fiesta que protagoniza el singular personaje de “El Pelotero”, una de las joyas del folclore de la provincia jiennense. Ataviado con un vestido burlesco, fustiga a pequeños y mayores con un látigo al que se le ata en el extremo de su cuerda una alpargata. Tan curioso personaje es interpretado por alguien que tiene alguna promesa que cumplir. El Pelotero representa de forma burlesca al diablo y su presencia en la fiesta recuerda las tentaciones a las que se vio sometido San Antón en el desierto. Su función no es otra que castigar a los asistentes con la alpargata que lleva en el extremo de su rústico látigo y comer y beber costeado por todos.

Otra celebración de gran atractivo se da en Navas de San Juan. Durante los primeros tres días del mes de mayo, Navas de San Juan celebra la Romería de Ntra. Sra. de la Estrella. Es una de las romerías más importantes y con mayor participación de España, declarada de Interés Turístico de Andalucía. Otra de las celebraciones más importantes es la que se festeja del 24 al 29 de junio, en honor a San Juan Bautista, patrón de Navas de San Juan. Por la tarde del día 24 de junio el Santo Patrón pasea por las calles del pueblo hasta llegar a la Plaza de Toros, al compás de pasodobles, para dar la vuelta al ruedo a modo de bendición y beneplácito de los actos populares preparados en su honor, tradición que caracteriza la fiesta. Dentro de los actos lúdicos sobresalen los encierros, costumbre celebrada desde tiempo inmemorial, en la que se corren por las calles del pueblo reses bravas.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.00/5

3.0/5 (6 votos)