Baños de la Encina

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar
Comarca:
Sierra Morena
Población:
2.715 habitantes.
Altitud:
450 metros.
Superficie Física:
392 km2.
Gentilicio:
Bañusco/a


Wikandificar.png Este artículo o sección necesita ser wikificado con un formato adecuado a las convenciones de estilo de Wikanda.

Por favor, edítalo para cumplir con ellas. No elimines este aviso hasta que lo hayas hecho. ¡Mil gracias por tus aportaciones!


Descripción

Baños de la Encina es una localidad de la provincia de Jaén En el año 2006 contaba con 2.715 habitantes. Su extensión superficial es de 392 km² y tiene una densidad de 6.92 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 38°10' N, 3°46' O. Se encuentra situada a una altitud de 450 metros y a 53 kilómetros de la capital de provincia.


Baños de la Encina. Andalucía es de cine
Historia. Cultura. Patrimonio

Baños de la Encina es un núcleo que está configurado por el Castillo, la Iglesia Parroquial, y la Ermita del Cristo del Llano. En torno al castillo nacieron sus primeras casas, por el lado suroriental por facilitarlo la topografía, una vez adentrada la Reconquista en el Reino de Granada, olivado ya el peligro musulmán. Más tarde ante la necesidad de culto se creó la Parroquia con su cabecera hacia Tierra santa; el Barroco XVII creo las ermitas, la del Cristo y la de la Virgen, siglo por el que pasa la Villa en crisis, epidemias y guerras, entrando en el siglo XVIII débil pero fortaleciéndose a medida que iba transcurriendo éste. El siglo XVIII es el gran siglo para Baños de la Encina. Así nos lo hace ver su demografía volcada en la agricultura , ganadería y caza, que crece y prospera por lo que habrá de remodelar la parroquia considerablemente y dignificar la casa donde se venera a Cristo creándole el fastuoso camarín, estancia divina más cerca de los onírico que de lo real, Así se pensaba y así se hizo. Las calles de la Villa aparentemente anárquicas unen intuitivamente la entrada o salida - calle de Linares- con la Parroquia y la Casa Consistorial - plaza de la constitución- con el castillo - calle de Santa María- y con la ermita del Cristo del Llano a través de las Calles Donosa, Mestanza y Llana. Las demás calles en pendiente. Al comenzar el siglo XV ( año aproximado 1407), la población de Baños ascendía a 454 habitantes, forjando ya el núcleo urbano al Oeste del Castillo, Socialmente ,en esta población , destacaban 59 lanceros, 29 ballesteros, 12 viejos o enfermos y 1 clérigo. Un siglo más tarde ( 1511) la población contaba con un excesivo culto religioso al tener las siguientes ermitas: La Magdalena ( en el Castillo), Santa María de la Encina, San Bartolomé, Santa María, Santa Domingo, san Martín, San Sebastián y Santa Olalla. El Siglo XVI será importante para Baños por la línea demográfica ascendente y que concuerda con el momento de esplendor de toda la tierra jiennense .

Baños de la Encina constituye hoy un ejemplo claro en el que la Historia ha quedado sujeta, plasmada, en su paisaje, quedándose una entidad urbana con una atractiva personalidad. Su visión está constituida por unos elementos que se han significado en la sucesión del tiempo como el castillo, la iglesia o la ermita, atendiendo así a una necesidad real-espacial que se ha respetado con los años. El Castillo marcó los comienzos constituyendo hoy día uno de los mejores reductos fortificados califales de Al-Andalus. A veces se ve como algo ajeno del resto del núcleo urbano, sin nada de lazo de conexión física aunque sí espiritual, Delante de la fortaleza se adivinan restos de un ábside de la antiquísima ermita del Cueto, eslabón sin duda perdido, quedando consecuentemente la calle de Santa María como cordón umbilical, calle instintivamente planificada para cumplir con la función de nexo, Planificación que se iría completando bajo una racionalidad llana, en torno a la iglesia, concejo, plaza...

Baños tiene una gran tradición con edificios en piedra bien conservada , de gran belleza, estando en vias de recuperación la mayor parte de ellos, cuyas fachadas estaban escalonadas. Es recinto histórico artístico , siendo su castillo monumento nacional. Es obligatorio el tratamiento unificado en cuando a composición y materiales , de todas las fachadas de cada bloque.

BAÑOS DE LA ENCINA ( HISTORIA) La localidad de Baños de la Encina, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1969, está enclavada en los montañosos terrenos de Sierra Morena muy próxima al pantano del río Rumblar. El noroeste de su término municipal forma parte del Parque Natural Sierra de Andújar, que ha sido declarado zona de especial protección para las aves. La milenaria historia de la población, arranca en el Neolítico con las pinturas rupestres encontradas al norte de su término municipal, que son las primeras huellas dejadas por el hombre. En el II milenio a. C. la minería comienza en los yacimientos de Baños, ricos en cobre y bronce, que dieron lugar a la formación de una organización social que continuó hasta la fundación de Cartago. Existen diversas evidencias y de una manera destacada el poblado de peñalosa, muy cerca de la localidad del cual se han realizado diversos estudios arqueológicos. Durante el Imperio Romano se comenzó la explotación de las minas de plata que decayó juntamente con el Imperio. Huellas de éste pasado minero lo encontramos en El Centenillo, pedanía de Baños de la Encina. Con el declinar de la minería se intensifica la explotación agrícola, convirtiéndose, en la Edad Media, en un paraíso de agua y huertas. En 1225 Fernando III de Castilla toma posesión de la villa, convirtiéndose por su estratégica situación, entre la Meseta y Andalucía, en una importante vía de comunicación.


INTRODUCCIÓN GEOGRÁFICA

El 24 de Enero de 1969 la villa de Baños de la Encina era declarada " Conjunto Histórico Artístico". Quedaba para el futuro un pueblo con una historia, la cual había forjado un núcleo urbano con una personalidad indudable, permaneciendo fiel a su pasado. Su castillo, su iglesia , sus casas, sus ermitas, sus calles empedradas, su silueta de cara al valle del Guadalquivir, de cara a la gris Sierra Morena, patentizan una solera histórica y artística cuyos moradores llevan y sienten con orgullo. Hombres que viven de agricultura, ganadería y de la caza.

Su territoriedad municipal de 394,5 Kms. se encuentra situada el Norte de la provincia de Jaén, casi en su centro, entre las tierras de Andújar, Bailén y la Carolina, lindando septentrionalmente con Ciudad Real, Tierra de Sierra en su morfología, vegetación y fauna a excepción de su ángulo SE que pertenece a la zona olivarera de la Campiña, tierras de labor suavemente onduladas . Estas últimas arcillosas y rojizas pertenecientes a la cuenca del río Guadiel, afluente del Guadalquivir; el resto tierras pardas de pizarras y granito en donde arraiga una vegetación autóctona ligada a las características del clima como la encina, quejigo, coscoja, lentisco, madroño, alcornoque..., donde la humedad del suelo se acrecienta aparece el fresno, sauce, aliso. El matorral o monte bajo está formado por jara, catueso y brezo principalmente.

Geografía

La altitud de toda este tierra va aumentando a medida que nos dirigimos hacia el norte. Los olivares de su parte meridional en torno a los 400 metros; las primera altura que inician la Sierra, 500m; en su parte central las lomas de Arrebolares pasan de los 700m, y la zona mas septentrional, loma del Peralejo, en torno a los 900m, pasando de los 100m en los límites con la provincia manchega. Tierras cuyo subsuelo guarda una riqueza minera de plomo y cobre testificándolo algunos restos históricos. Paisaje modelado por una red geográfica, de norte a sur, de multitud de arroyos y torrentes que alimentan los riachuelos Pinto y Grande, que juntos forman el Rumblar, embalsado en 1941, aprovechando las primeras elecaciopnes naturales de pizarra antes de entrar el río en la llanura. En su entorno serrano es importante destacar las numerosas dehesas con cría de toros de lidia.

La ley 2/1989, del 18 de julio, de la presidencia de la Junta de Andalucía, aprobaba el inventario de Espacions Naturales protegidos de Andalucía, estabñeciéndose en el mismo medidas de protección. Parques, Parajes y Reservas Naturales. Se creaba así el PArque Natural " Sierra de Andújar", de unas 60.800 Has., abarcando el extremo noroeste de la provincia jienense - MArmolejo, Andújar, Villanueva de la Reina y Baños de la Encina- aportando Baños una zona del No de su término municipal como la Sierra de los Calderones , Selladores, cauce alto del río Pinto, quedando en su límite este, de Norte a Sur, las lomas del Peralejo y Arrebolares.

El núcleo de Baños de la Encina, con 425 m de altitud, está ubicado justo en las primeras alturas de la Sierra sobre un terreno de frágiles y oscuras pizarras. Desde el Sur se ve el caso urbano extendido por la ladera del monte Calera, destacnándose a la izquierda el Castillo, en el centro la Iglesia Parroquial de San mateo y a la derecha el caserío blanco coronado por la Ermita del Cristo del Llano. Por el Norte, la villa está cortejada por las aguas embalsadas del Rumblar, cerrando su horizonte la línea que marca las alturas mas notables de ls Sierra. Desde Baños hasta el Sur la panorámica se vuelve más extensa e intensa; de Este a Oeste y casi a sus pies las tierras calmas del valle del Guadiel que llegan a confundirse con las del Guadalquivir salpicadas de pueblos como La Carolina, Vilches, Guarromán, Linares, Jabalquinto, Mengíbar , algo más lejos Jaén, MArtos, las lomas de Baeza y úBeda, y cerrando el horizonte las Sierras de Cazorla, Mágina, Sierras de Jaén, enlazando con las de Córdoba allí en donde alcanza la vista.

Banos de la encina1.jpg

Clima

El clima de Baños está dentro de las características del Mediterráneo templado , con veranos largos, caluroso y secos, e inviernos cortos y no muy fríos, Las precipitaciones anuales- entorno a los 600m- caen al final del otoño y al final del invierno, No tiene invierno térmico y por su altitud es muy dificil ver la nieve. Otoño y primavera , tal vez, sean las estaciones para vivir y sentir en la villa de Baños de la Encina,


De unos 3000 habitantes en la actualidad, se ampara en los servicios de Bialén y Linares, distando de ella 14 y 166 Kms respectivamente, Judicialmente pertenece a La Carolina.

Comunicaciones

Carreteras

Baños está bien comunicado por carretera. Seis Kilómetros de carretera comarcal la unen con la Autovía Madrid- Sevilla, en su punto kilométrico 288.

Demografía

Ver datos estadísticos de la población de Baños de la Encina


Economía

Ver Datos estadísticos de la economía de Baños de la Encina


Cultura

Patrimonio Histórico-Artístico

Castillo de Baños de la Encina, Jaén
Castillo de Baños de la Encina
Castillo de Baños de la Encina, Jaén
Detalle. Lienzo de muralla


El Camarín

Constituye una obra capital, no sólo para la villa de Baños, sino para la para la provincia jiennense. Se accede a él por la sacristía, mediante una escalera, en cuyo segundo rellano destaca ya la suntuosidad de su cubierta formada por una media naranja sobre pechinas, de anillo mixtilíneo o intradós gallanado por estípites radiales y salpicado de volutas biseladas, elementos decorativos que se reputen por encima de la puerta, conjunto decorativo, en definitiva, que preludia el interior, Ya en él encontramos un camarín espacioso, de planta cuadrada, cuyos lados presentan entrantes y salientes correspondiéndose a la estructura del alzado que parte de un zócalo, elevándose sobre dos complicados estípites con capiteles corintios por cada cara, marcando así los ejes del primer cuerpo, organizando espacialmente los restantes, que acaban en una inverosímil cornisa llevando su horizontalidad a distinta altura; el espacio, que se repite para todo el lugar, queda lleno profusamente de hornacinas, doseles, placas, brotes de hojas carnosas, pájaros exóticos, angelotes o putti, visibles volutas..., todo magníficamente conjuntado y diferenciado por franjas de espejos. El espacio inferior queda ocupado iconográficamente por San Juan, San marcos, San Mateo y san Lucas en las esquinas, más una virgen y una Inmaculada; algo más elevadas, pequeñas esculturas de fundadores de órdenes religiosas y figuras alegóricas. El espacio queda entre lo más bajo de la cornisa y la línea de arranque de la cúpula está ocupado por dos hornacinas superpuestas, habiendo sólo una en el lado que da al templo, bien definidas, las primeras sobre ampulosos y pinjantes pedestales, destacándose a San Simón, y en las superiores a Pedro, Andŕes, Pablo y Santiago. En torno a esta hornacina superior aparecen los ćoulos abocinados con voluminosos adornos vegetales y unos sorpresivos mascarones cuyos largos bigotes se mezclan con la decoración.

Todo este espacio queda cubierto por una cúpula de anillo polilobulado, cuyo intradós está marcado radicalmente por estípites figurando en su base bustos como los de la Santísimas Trinidad, San José, Santa Teresa Doctora..., volutas, molduras, adornos, espacio denso y polícromo que recuerda al mocárabe nazarí. En las pechinas se colocan espejos. El grosor del vano que da visión a la nave del templo está decorado por un entretejido de tallos y hojas salpicados de juguetones putti y espejos geométricos. Es muy interesante la puerta de madera de nogal que cierra el camarín, también del XVIII, moldeada ricamente en casetones poligonales que recuerdan a la lacería mudéjar.

El camarín guarda el culto del Cristo del Llano que aparece muerto en la cruz sobre un pedestal de jaspe. Su devoción se origina en la Baja Edad Media al aparecer en circunstancias milagrosas o extrañas, culto revivido aparatosamente en el XVII. El camarín y su función- nacido con el Barroco- están relacionados con el culto a las imágenes, proliferando más en torno a la Virgen, quedando en segundo lugar los dedicados a Cristo, tal es el caso que aquí nos ocupa. El espacio sacro del camarín atiende a unas exigencias religiosas del fervor popular que tiene la necesidad de ver a la divinidad, al santo o a la reliquia, en un recinto adecuado e íntimo, acondicionado para ello; espacio transcendental, casi inaccesible al que se llega por una escalera no delimitada claramente. Todo el aparato ornamental, la luz, el ambiente, ,la imagen, hacen entrar en éxtasis al devoto en la oración en un ambiente sobrenatural y sobrecogedor; ambiente sacro dentro del templo pero a la vez perfectamente delimitado.

Sobre la autoría de la obra nada se sabe con certeza, aunque se puede intuir, al ser realizado en la segunda mitad media del siglo XVIII y de clara influencia de la arquitectura del rococó del Sur de Córdoba, que a través de Bujalance llega a la zona jiennense de Andújar, Zocueca y Baños. Están documentadas las estancias en la ciudad iliturgitana de Tomás Jerónimo Pedrajas, escultor y arquitecto nacido en 1676 en granada. Según la opinión de René Taylor el camarín de Baños tiene más de Priego que de Lucena y bien puede estar bajo la traza de Francisco Javier Pedrajas ( 1736- 1881) o de su seguidor Remigio del Mármol. En definitiva, el foco de Priego-Lucena encierra una amplia nómina de artistas del XVIII y cualquiera de ellos puede ser el autor de la obra de Baños de la Encina.

En cuanto a su estilo, el uso de algunos elementos arquitectónicos-decorativos, como el estípite, y otros propiamente decorativos en tamaño y disposición, nos hace pensar ya en el estilo Rococó que alcanzó fuerza y personalidad en la región andaluza.

Camarin.jpg

Castillo de Baños de la Encina

Después del 711, tras el periodo de los Walíes, en el año 756, Abderramán I, de la dinastía de los Omeyas, se proclamaba emir, independizándose de los Abbasidas de Bagdag, Comenzaba así la independencia de Al-Andalus que tan larga y fructífera fué para la Historia del solar hispano. En el 888 el último Emir Abdalá manda fortificar y repoblar algunos núcleos de la zona de Andújar y Arjona para fortalecer las tierras del Alto Guadalquivir.

La proclamación en el 922 de Abderramán III como jefe religioso suponía la independencia de Al-Andalús y por lo tanto la creación del nuevo califato. Córdoba se convertía en la capital del mundo hispano-musulmań y su primer califa podía superar los momentos críticos al restablecer la unidad territorial, imponer su autoridad y notificar su poderío militar, controlando así la situación interna y deteniendo el empuje cristiano. A Abderramán III le sucedión el Califa Al-Hakan II ( 961-976), hombre culto que llevará el Califato a su máximo esplendor, viéndose Córdoba, a nivel urbano e intelectual, favorecida; este califa dará un gran impulso constructivo a la gran Mezquita, ampliándola, llevando la quibla más al Sur, hasta el Guadalquivir, construyendo el mihrab que hoy vemos. Durante este periodo histórico el territorio de Jaén es una cora impostante destacándose la administración islámica por el cuerpo de funcionarios militares, policiales y judiciales. Y a este califa se le deba la construcción de la fortaleza o castillo de Baños de la Encina ( Bury al-Hamma). A principios del presente del siglos XIX se encontró en su suelo la lápida fundacional que hoy guarda el Museo Arqueológico Nacional, figurado a la entrada del castillo una buena reproducción. Dice así En el nombre de Dios Clemente, EL Misericordioso, mandó construir esta torre el siervo de Dios Abdalá Al-Hacam IIAlmonstasir Bilá. Emir Almuminin cuya vida Dios guarde, bajo la dirección de su servidor y caid Maysur Ben Alhacam. Se terminó con el auxilio de Dios y su ayuda. Y esto fue en la luna de Ramadán de los años siete y cincuenta y trescientos.

Castillo1.jpg

La fecha corresponde al año 357 de la Hégira, lo que equivale al año 968 de la era Cristiana. La construcción del Castillo de Baños obedece a un plan del sistema defensivo de Al-Andalus consistente en el levantamiento de torres y fortalezas para asegurar puntos de la costa, así como del interior; edificado por Maysur, general esclavo del califa, Baños protegía el camino fluvial del Rumblar, Pinto y Grande, que tras cruzar la sierra enlazaban con el campo de calatrava.

El castillo de Baños en el siglo XVI, perdida ya su fundición militar, presentaba un gran deterioro por abandono. De la relación, sobre el estado de los castillo, que manó hacer Felipe II, tenemos el siguiente comentario: " Este castillo era de mampostería; de piedra y argamasa la torre mayor, que estaba en buen estado; muralla y demás cercas era de tapiería de cal, arena y tierra, muy fuerte y bien hecha..., tiene de largo por dentro 106 varas, sin gruesos y barbacanas, y de ancho 40 varas... De 15 torres que el castillo tenía, catorce era de argamasa, asidas a la muralla para su defensa; estaban maltratadas, sin pisos, por lo que no podían servir de troneras. No quedaba ninguna almena en pie en toda la muralla y torres. El aposento de los alcaides estaba todo caído y arruinado, siendo necesario quinientos ducados para su reparación. La capilla antigua que había junto al aljibe estaba caída y desecha. No tenía más artillería que una pieza pequeña". A juicio del corregidor los reparos y arreglos de la fortaleza se evaluaban en unos 2.545.00 maraveríes, teniendo el edificio poca funcionalidad de cara al servicio de Su Majestad.

Del sigloXVII tenemos el testimonio que nos dejó Martín de Jimena Jurado ( 1615-1664), natural de Villanueva de la Reina ( Jaén); Jurado Presbítero, Racionero y Secretario de la Iglesia de Toledo. Antes de marchar del Obispado de Jaén nos dejó una obra una magnífica relación de las fortificaciones de Jaén, incluida la de Baños de la Encina, dibujando la fortaleza con todo detalle:

La planta del Alcázar de Baños, que está seis leguas de Baeza al norte, tiene casi 250 pasos de circunferencia y tantas torres y en tal distancia como van dibujadas aquí. Está situado en Sierra Morena a la parte meridional de ella en la cumbre de un muy alto y enrisacod cerro, y no tiene hoy dentro población alguna, o casas. Está cercado de población por todas partes, sino es por la occidental, Y para entrar en este alcázar no hay más de pequeño postigo entre dos torres a la parte de mediodía, y para entrar del alcázar al castillo hay otro postiguillo por detrás de aquellas torre redonda que divide el alcázar del Castillo. Todas las murallas y torres con de tapiería sino es la torre del homenaje que es de piedra.

Jimena Jurado visitó Baños en 1645. En su dibujo se aprecia perfectamente todas las partes de la fortaleza como la muralla, torreones, antemuro, el recinto interior ( alcazarejo o castillo), indicándonos también el lugar del aljibe

El castillo de Baños aparece por primera vez en las crónicas cristianas con ocasión de su conquista por Alfonso VII en el 1147. En el 1155, " Balneum" le es otorgado a Abdelaziz de Baeza por su vasallaje con el rey castellano. Es evidente que después se perdió el castillo en las contraofensiva Almohade y muerte del rey de Castilla. Diversos autores opinan que el castillo de Baños puede ser celtibérico o romano en sus cimientos aunque árabe en su estructura general. El descubrimiento de la lápida fundacional de la fortaleza ha despejado todas las dudas: fue construido en el 968 por los musulmanes que intentaban asegurar el control de las comunicaciones con los pasos de Sierra Morena y las vías tradicionales que unían Córdoba con la Meseta y TOledo. El primitivo recinto era un helicoide guarnecido por quince torreones de fuerte tapial, huecos en su interior, de reducida planta y con zarpa escalonada extramuros, características todas propias de la arquitectura militar califal. El hecho de que los castillos conservados de esta época sean muy escasos , da un especial valor al conjunto de Baños haciendo de él, probablemente, una de las fortalezas más interesantes de Europa.

Después de la conquista cristiana los castellanos añadieron algunos elementos; una torre del homenaje que vino a sustituir uno de los torreones originales y una división interior que acota parte del recinto para alcazarejo. La torre del homenaje, popularmente denominada Almena Gorda, es una construcción de mampostería algo mostrenca si la coparamos con la finura de líneas del resto de la fortaleza. Es posible que date del siglo XV o poco antes. De la misma época podría ser el mecizo torreón interior que refuerza la división del alcazarejo hoy muy desmochado.

El Castillo de Baños tuvo además un antemuro o barrera que circundaba todavía en 1645, cuando el arqueólogo Jimena Jurado lo dibujó. Esta obra ha desaparecido hoy, aunque aún se ven vestigios de ella delante de la puerta de ingreso. Una excacación podía aclarar si data de época cristiana o de época almohade como parece probable, aunque es extraño que los almohades colocaran si ingreso enfilado con el de la fortaleza segín aparece en el dibujo de Jimena, En esta obra exterior del ingreso al antemiro parecen quedar vestigios de un revellín o construcción circular para mayor protección de la puerta; sería de la época de Enrique IV, cuando la fortaleza alcanzó algún protagonismo en la guerra civil.

Baños no es Burgalimar. Se ha especulado mucho con la identificación Baños es Burgalimar que el estudioso Hernández Jiménez puso en circulación hace ya casi medio siglo. Este Burgalimar fue uno de los castillos que el reyezuelo de Baeza al-Bayasi entregó a fernando III. Intentaremos resumir las razones que aduce Hernández para respaldar su identificación. El principal obstáculo que se presenta es la cantidad de variantes del topónimo: Borialamar, Borialance, en 1226; Borialamer, Burgalimar en 1227. A partir de esta última fecha el nombre deja de figurar en crónicas y documentos. Esto solo se explica por el cambio de denominación. La hipótesis de Hernández es la siguiente: Burialamar es transcripción castellana de Bury Al-Hamma ( castillo de Baños). Las formas más correctas del topónimo serían Burialamar ( como aparece en Argote de Molina)) y Burialamer ( Abad Serrano). Hernández concluye , " La montaña Burialame, lida toledana a occidente de torre Albert y del puerto del Muradal, ha de buscarse a Oriente del Jándula y esa misma linde ha de situarse entre torre Albert y el Muradal de una parte y Andújar de otra". Desde 1940 se ha venido aceptando la identificación propuesta por Hernández Jiménez.

En 1976 Corchado Soriano propone una identificación distinta para Burgalimar. Para este investigador es mucho más probable que Burgalimar estuviera en términos de Belvis, en el manchego campo de calatrava, aunque, por supuesto, esta identificación en nada de opondría a la asignación del nombre árabe de Bury Al.Hamma para nuestra fortaleza de Baños. Sigamos el razonamiento de Corchado Soriano. La primera cita de Burgalimar aparece en el privilegio de límites que otorga Alfonso VIII a la orden de Calatrava el 22 de septiembre de 1184. Los Límites que se señalan en el siglo XII entre la orden de Calatrava y los territorios de Baeza y Andújar son los mismos que los provinciales actuales entre Ciudad Real y Jaén, salvo la dehesa de Magaña, traspasada en el siglo XVIII. " Resulta por lo tanto fuera de toda lógica suponer que los mojones señalados llegasen hasta Baños, lo que llevaría a desplazar cerca de cinco leguas hacia la divisoria marcada que sabemos ha permanecido estable cera de ocho siglos.

Otro privilegio de Alfonso VII dado en Burgos el 19 de Agosto de 1213 concede al Arzobispo de Toledo algunas iglesias. Todas están al norte de Sierra Morena y entre ellas figura Burgalimar. En 1184 y 1225 otros documentos relacionana a Borgafemel y Boriafamel con Belvis. Concluye Corchado Soriano " habría que admitir que Burgalimar era un territorio que comprendería desde la siera que continúa al muradal hacia el poniente hasta la llamada Atalaya en término de Calzada y que donde hoy se encuentra la aldea de Belvis, aneja de Villanueva de San Carlos, esistión un castillo de Burgalimar de mediana importancia.

Julio González se inclina a favor de esta nueva identificación y escribe, " Borialamel no es Baños, Alfonso VIII, en 1213, lo sitúa en la sierra señalando el límite de la diócesis de Toledo por la montaña de Alcaraz- usque Muradal, et per Borialamel, per confinia Castri Dominorum et Salvaterre-. Es decir, hasta el límite meridional de estos castillo; entre éstos y el Muradal se situaría la vía de Baños a Salvatierra en la puerta del río Pinto"-

Quede , pues , sentado que Baños de la Encina y Burgalimar son dos castillos, a uno y otro lado de Sierra Morena.

Hoy el Castillo de Baños guarda el empaque que la Historia ha dado y el tiempo ( y el hombre) han respetado. Panorámicamente se puede observaren su majestuoso conjunto desde el Norte, Oeste y Sur, gracias a una carretera de circunvalación.

Su única puerta da al mediodía, abiéndose sobre el muro de sillería el vano con arco de herradura, elegantemente apuntado, quedando éste enmarcado por otro más grande y de idéntica línea arquitectónica. Dos torreones almenados custodian esta entrada, figurando sobre sus paredes la lápida fundacional ( no es la original) y la traducción de la misma.

A excepción de la torre del homenaje que es de sillería ( edificación cristiana posterior) todo el recinto es de tapial de calicanto, notándose tanto por su lado externo como interno las líneas de los agujeros de los encofrados. Toda la muralla conserva internamente el paso de ronda, salpicado de saeteras por la acción bélica. Sus torres conservan el armazón original, viéndose extramuros las zarpas en las que se asientan; no conservan sus plantas internas para guardar la tropa aunque se aprecia su disposición. A la torre del homenaje se sube por una moderna escalera sujera al muro; por un arco de medio punto se accede a la primera planta, sin vanos, rectangular y bóveda de cañón muy tosca como cubierta; una puerta, junto a la anterior, de idénticas características de acceso a una empinada escalera. la planta superior, la cubierta es una bóveda algo apuntada, con ventanas y saeteras al exterior. El último tramo de la escalera llega a la terraza almenada de la torre en donde las panorámicas de su contorno se hacen inolvidables. es curiosa la cubierta del corredor de la escalera, arquitectónicamente muy arcaica, formada por testas salientes que crean una falsa bóveda.

En el patio de armas aparece el torreón , redondo, de sillería, muy desmochado, unido al resto por un solo muro, habiéndose perdido el otro; en definitiva restos del último bastión defensivo. La puerta , intramuro, aparece con un arco algo apuntado, obra de restauración de poca cristiana, correspondiente con la de todo el conjunto fortificado, realizadas en el siglo XIV o Xv.

Desde el 5 de junio de 1931 es Monumento Histórico-Artístico Nacional. En 1968 , en la celebración de su Milenario, el Consejo de Europa le otorgó el honor de poder ondear su bandera ( azul con circunferencia de estrellas en oro) en la torre del homenaje, distinción que comparte con el castillo de Florencia en Italia. Texto en negrita

Iglesia Parroquial de San Mateo

En la relación de parroquias y ermitas del 1515, el templo de San Mateo , aún no existía, al menos con este nombre. El Edificio que hoy vemos se correspondería primitivamente con el de Santa maría, por ser la advocación a quien los castellanos solían dedicar la consagración de las mezquitas de los pueblos reconquistados, así como los templos de nueva creación. La fábrica gótica del edificio se corresponde cronológicamente con el sigloXV, teniendo importantes reformas en el XVI, quedando definitivamente acabado en el XVIII. El templo en su conjunto aparenta una armonía constructiva al ser todo de sillería homogénea.

En su lado Oeste- pies del templo o fachada principal- destaca la Torre, de base circular pasa a convertirse en un cuerpo prismático ochavado, liso, de buena labra y correctas proporciones; estilísticamente gótico, si bien su remate es ya renacentista, tipo que vemos repetido en otros templos de la comarca como el de la Encarnación de Bailén o Santa María de Linares.

De sobriedad decorativa, dos molduras contornean el cuerpo, la primera a la altura del edificio de la iglesia y la segunda que hace de base al cuerpo de campanas. Este con vanos de arco de medio punto, corresponiéndose uno por cada cara. Sobre éstos un original friso de bolas vidiradas, una cornisa no muy saliente, y un ático rematado en sus ángulos a modo de pináculos, por unos flameros; en uno de ellos figura el 1596. El nombre del arquitecto Andrés de vandelvira ( 1509-1575) está relacionado con esta obra.


Ermita san mateo.jpg


Entre la torre y un contrafuerte en esquina la portada principal. gran vano con arco de medio punto entre jambas decoradas con una figura rectangular; sobre la línea de impostas, algo salientes, descansa el arco cuya rosca aparece con casetones, coincidiendo con la clave un adorno o ménsula; una línea de ovas y flechas recorre el extradós; por encima aparecen marcadas las enjutas. Enmarcándola toda aparecen dos pilastras cajeadas sobre pedestal, descansando sobre unso capiteles muy planos y geométricos un asquitrabe a modo de moldura, un friso decorado por una sucesión de glifos y una leve cornisa; correspondiéndose con el eje de las pilastras dos pináculos algo romos. Los clavos o herrajes de la puerta son interesantes.

IMG 2213.JPG


Sobre este conjunto, no descansando directamente sobre él, aparecen tres motivos iconográficos. En el centro, tres ménsulas sostiene una hornacina adintelada con pilastras jónicas cuarteadas, figurando en su interior el altorrelieve de San MAteo, representado muy clásicamente: San Mateo de pie está escribiendo, sobre un pequeño pedestal que hace de escrotorio, lo que le dicta la figura arrodillada alada ( un ángel) que tiene a su izquierda. A sus lados, enmarcados en círculos, dos escudos de prelados jiennenses ; el de la izquierda irreconocible, el de la derecha de Don Francisco Delgado, que ocupó el sillón episcopal desde 1566 al 1576.

La puerta bajo un canon clásico se corresponde con obra realizada en la segunda mitad del XVI, viniéndole la decoración geométrica por influencia de la fachada principal de la Universidad de Baeza, dándose otros ejemplos en la zona.

Algo más elevado aparece el único vano de arco de medio punto, enmarcado por jambas y arquivoltas decoradas, destacando la sobresaliente línea de imposta. Remata todo el conjunto un pequeño voladizo figurando en su parte inferior modillones con bolas decorativamente adosadas; voladizo que sigue por ambos lados.

A la izquierda de la fachada aparece una capilla- hornacina en donde se aloja una cruz. Es la antigua capilla de las Animas, de líneas arquitectónicas muy simples; arco de medio punto rematado por un entablamento en cuyo friso se lee "Se hizo esta capilla año de 1711 a devoción de los fieles"

En el lado Sur destacan los volúmenes arquitectónicos construidos con posterioridad al cuerpo principal. Entre ellos aparece otra portada más simple que la anterior, Vano con arco de medio punto de cuya línea de imposta sale una moldura que forma un simple afiz decorado con ovas y flechas; en la dovela central o clave aparece un adorno saliente. El profesor Galera Andreu cree que el autor de la misma es Francisco Arenda, pues en 1587 le abonan al mencionado autor 4.828 maravedíes por una portada de labró para la iglesia de Baños. A este mismo arquitecto se le atribuye la portada principal llamada " del Perdón".

Más a la derecha en el cuerpo que se corresponde con la sacristía aparece sobre el muro una elegantísima ventana, de herraje saliente y encuadrada por varias molduras; sobre ella un fino frontón en cuyo tímpano aparece un círculo la fecha de 1610. Por encima dos escudos, bien labrados, del Prelano Sancho Dávila y TOledo ( 1600-15). En la cabecera, seguimos en el lado sur, tres vanos con arco de medio punto, destacando el barrotaje de forja abalaustrado del balcón.

Por su parte superior, sobre el cuerpo más elevado, sobresalen decorativamente cuatro remates en forma de pináculos, de elegantes proporciones, correspondiéndose con cada esquina del alto cuerpo.

Ya en su interior presenta una planta de cruz latina, resultado final de su definitiva ampliación en el siglo XVIII. El primer tramo corresponde al originario templo gótico del siglo XV, con tres capillas en el lado del Evangelio y una en el lado de la Epístola; los soportes, seis en total, adosados al muro, están recorridos por baquetones, abriéndose a la altura de unos efímeros capiteles y formando las bóvedas de nervadura, que son de terceletes, tres en total separadas por arcos ojivales. A los pues aparece un coro de moderna factura. A continuación el crucero ( transepto y cabecera) da más amplitud al templo, obra ésta realizada a mediados del siglo XVIII por el arquitecto carmelita fray Pedro De San Jośe. Espacio que se alza sobre macizos machones con pilastras corintias adosadas y sobre sus capiteles un entablamento de arquitrabes graduados. A este espacio en la altura , se pasa por un ancho arco toral decorado por figuras mixtilíneas, las mismas que se repiten en las bóvedas de medio cañón con lunetos que cubren los brazos del crucero, en cuyos tímpanos se abren unas ventanas, enmarcadas con adornos lineales curvos, figurando encima de las mismas el escudo del obispo don Benito Marín y Rubio ( 1749.69) en el lado Sur, y el de don Andŕes Cabrejas y Molina ( 1738-46) en el lado Norte, prelados promotores de las obras de ampliación del templo. El presbísterio aparece más elevado con respecto al resto del edificio. E en el centro la bóveda semiesférica sobre pechinas , apoyándose sobre una circunferencia formada por líneas arquitectónicas formas similares a las del entablamento que recorre los brazos, aquí decorados con unos adornos pinjantes coincidiendo con los radios de ma media naranja, cuyo intraos queda dividido en ocho triángulos de motivos vegetales que enmarcan unos óculos ; una linterna remata el conjunto. Sobre las pechinas los mismo elementos decorativos con la representacióniconográfica del Tatramorfos ( los cuatro Evangelistas, Marcos, Mateo, Lucas y Juan).

CAPILLAS

En el lado del Evangelio hay tres capillas, la de la Virgen del Carmen, la de Jesús Nazareno y la de la Virgen del Pilar, destacando en ellas su nivel arquitectónico, no guardando esculturas de valor.

La de la Virgen del Carmen es una capilla hornacina, labrada en piedra. Muy bien enmarcada por dos pilastras sobre pedestal, coronados por dos sencillos capiteles sobre el que descansa un entablamento bien definido. La hornacina abre su vano con jambas lisas y un arco de medio punto, en cual se apoya en la línea de impostas; las dovelas aparecen bien limitadas, decoradas con un almohadillado, resaltando en su dovela central una ménsula son sentido decorativo. En la corta bóveda que cubre su espacio se repite el mismo almohadillado.

LA capilla de Jesús Nazareno ocupa un espacio más amplio, accediendo a él por un gran vano de jambas lisas y arco de medio punto. De la línea de impostas salen la moldura que recorre el arco y las pilastras que enmarcan este cuerpo, todo esto ya en su estuco, cerrando un entablamento de líneas muy rectas. En las enjutas aparecen dos cruces de Calatrava, una a cada lado. El cuerpo superior está presidido por un gran espacio rectangular enmarcado por molduras, pilastras, aletas, cerrado por su parte superior con un frontón curvo. A los lados aparecen policromados los escudos de sus fundadores o patronos; a la izquierda el de Molina de la Cerda y a la derecha el de los Salcedo. En su interior, con una desafortunada restauración en el color, sobre la pared del fondo y todo en estuco, una hornacina entre columnas pareadas jónicas adosadas de coyo entablamento resalta el friso decorado, apareciendo en el espacio superior una madonna en un tondo y a los lados unos personajes en actitud orante. en la bóveda vaída que cubre el espacio aparece muy bien estructurada simétricamente la decoración. Del centro, un medallón con un Todopoderoso, van descendiendo unas figuras geométricas rectangulares que alternan con otras ovaladas figurando en estas últimas los cuatro Evangelistas con sus símbolos; todo en su conjunto rítmicamente unido por motivos de cintas y cabezas de angelotes. Este armonioso conjunto está realizado a mediados del siglo XVI.

La capilla del a Virgen del Pilar es las más antigua, del XV, correspondiéndose su obra con la originalidad del edificio. Toda de sillería en la que un gran vano con arco de medio punto comunica su espacio con el resto de la nave; acceo que queda enmarcado por dos columnas adosadas y sobre pedestal de fino fuste, rematadas por unos capiteles corintios muy medievales cobre los que se asienta una cornisa de varias molduras que cierra el conjunto por su parte superior. En las enjuntas aparece el mismo escudo de armas, de sus fundadores, apareciendo en su campo cuartelado en cruz, dos cruces de Borgoña alternando con dos medias lunar.

De planta cuadrada está cubierta por una bóveda de nervaduras de terceletes , al igual que las de la nave principal.

Junto a esta capilla aparece una magnífico púlpito del siglo XVIII, en el que se alterna el mármol rojo de Cabra con el negro en la escalinata, pies y base, estando todo elegantemente decorado con dibujos geométricos. La balaustrada de forja presenta un barrotaje doblemente abalaustrado con tres nudos y pasamanos simple. En la escalinata, por su parte interior se lee la siguiente inscripción:

Me hizo a sus expensas y devoción el señor, licenciado don Francisco Charidad Villalobos prior de esta iglesia. Años de 1746.

La capilla-camarín de nuestra señora de la Encina, patrona de la villa, está ubicada en el ángulo izquierdo entre el transepto y el tramo de la cabezera. Obra muy posterior consistente en un espacio cuadrado cubierto por una bóveda semiesférica sobre pechinas. Decorada por unas discretas pinturas que se encuentran en mal estado. La imagen es la de una Virgen con Niño de origen medieval como su culto pero con ropajes barrocos, no conservándose la originalidad, así como las coronas y el rostrillo; ambos rostros reflejan serenidad. Con motivo de su Romería en el mes de mayo es trasladada a su ermita que más adelante se describe.

En el lado de la Epístola aparece solamente una pequeña capilla-horancina. Es la de San Juan Evangelista que presenta un porte muy clásico. El vano de arco de medio punto aparece enmarcado entre pilastras de capitel dórico que sostiene el arquitrabe, friso y cornica, coronado todo por un frontón. La obra muy bien conjuntada y armoniosa tiene la originalidad de estar pintada con motivos arquitectónicos barrocos, así como con elementos decorativos vegetales. Por encima del frontón, siguiendo el eje de las pilastras aparecen los escudos de Delgado de Castilla.

A este mismo lado de la primitiva sacristía, obra del siglo XVIII. Espacio rectangular cubierto por una bóveda de cañón con lunetos y con unas molduras que realzan unos lineales dibujos, decoración que parte de la línea de impostas, bien marcada con friso liso y saliente cornisa. Es muy interesante la puerta de nogal de casetones rectangulares con motivos carnosos vegetales en el centro; en ella aparece la fecha de 713. A su lado izquierdo hay un aguamanil del mármol rojo de Cabra.

En el templo de nuevo , a los pies , enmarcada por un elegante alfiz, está la entrada a la torre, siendo bastante visible en el muro derecho del primer tramo, a media altura, un pasillo que va desde el coro al crucero, protegido por na balaustrada de forja.

Desde el prestiberio preside el espacio sacro un gran retablo dorado . Sobre banco se eleva un primer cuerpo formado por tres calles separadas por columnas corintias, apareciendo en relieve la Inmaculada Concepción en el centro y a los lados, pintados sobre tabla San Juan Bautista y San Luis, Rey de Francia. El cuerpo superior formado por un tríptico y coronado por un arco rebajado aparecen pintados San Mateo en el centro y San Joaquín y Santa Ana con la Virgen niña a los lados. El retablo es obra de Palma Burgos realizado en la década de los cincuenta, estando estilísticamente dentro de la corriente ecléctica de la posguerra, siendo su valor artístico cuestionable. No debería ocurrir esto en el primitivo retablo, desaparecido en el 193, obra al parecer de Blas Enrique de Figueredo realizada en el década de los ochenta del siglo XVI, entallador que venía trabajando con el retablista Sebastián de Solís; unas once pinturas y otras tantas esculturas formaban sus repertorio iconográfico, distribuidas en un banco, tres cuerpo y tres calles.


EL SAGRARIO

Es una pieza de indiscutible valor histórico y artístico. Localizado en el altar mayor, su forma es de una caja prismática que figura un pequeño templete. En su frontispicio hay una pintura contorneada por adornos mistilíneos que enlazan con un frontón curvo truncado en cuyo tímpano también aparecen elementos decorativos. A los lados se destacan columnas redondeadas, corintias, las cuales se prolongan al cuerpo superior por unos pináculos bulbosos. Corona el conjunto un capitel piramidal de influencia oriental, rematado por una escultura de un pelícano dando de comer a sus crías sangre de su pecho herido , estando su simbologías unida a la de la crucifixión de Cristo que da su sangre en la cruz para redimir a la humanidad; escena que también va unida a la de caridad. La pieza, del primer cuarto del siglo XVIII, de cierto aire veneciano, es de madera de ébano con adornos de plata, marfil y concha de carey. La pintura es un óleo cobre tabla de unos 28*50 cms. que representa a Jesús Niño en una atmósfera celeste- Gloria de ángeles niños- en actitud caminante, sobre una nube, vestido humildemente, portando en su mano derecha un cáliz de oro con la Sagrada Forma y en la izquierda sujetando la cruz que por abajo le ayuda a sostener un angelote. Varios grupo componen la escena portando tres ángeles, de la parte inferior, elementos relacionados con la pasión como el flagelo, el sudario o paño de la Verónica, y la bolsa de la traición de Judas. la pintura guarda una equilibrada composición cuyo colorido, algo frío, está atenuado por sus tonalidades suaves, estando dentro de la línea compositiva de Bartolomé Esteban Murillo ( 1617- 1682), autor a quien tradicionalmente se le viene atribuyendo esta obra. Viendo la pintura detenidamente podemos apreciar que los rasgos infantiles pierden aquí algo de la delicadeza y finura del maestro sevillano.

Hay que relacionarla con el pintor, también de Sevilla, Domingo Martínez ( 1688-17u49), el cual se forma bajo la influencia murillesca . Pintor que recomendado por Jean Ranc rechaza ser maestro de la Corte de Felipe V, compaginándose en su pintura el espíritu de Murillo con la influencia de la pintura francesa que capta durante el tiempo que la Corte permaneció en la Capital hispalense de 1729 a 1733. Así pues, este Niño Jesús Pasionario del Sagrario de la Iglesia Parroquial de Baños es de Domingo Martínez, a su maestría se debe tal obra, el pintor más influyente de la Sevilla de la primera mitad del siglo XVIII, atribuida correctamente por el profesor Diego Ángulo en 1982. Pintura que estilísticamente anuncia ya claramente la venida del Rococó.


LA ERMITA DEL CRISTO DEL LLANO

Obra de la segunda mitad del siglo XVII, levantándose a extramuros de la villa, aunque hoy la vemos dentro del caso urbano, en la barriada alta. Obra que se hizo a expensas del canónigo noble Pedro García Delgado, nacido en Baños que para dicha realización fundó un patronato. En 1690 la obra está ya acabado.

La portada principal- hacia el Sur- presenta un cuerpo rectangular coronado por otro triangular que hace de frontón. Ésta cara presenta tres vanos marcando así el eje de la simetría. El inferior es el que hace de acceso principal con una decoración muy sobria; espacio con arco de medio punto con jambas y dovelas lisas, resaltando las líneas de impostas y la ménsula de la clave del arco; en las dos enjuntas aparecen en unos espacio circulares los anagramas de JHS y AVm, quedando enmarcado por unas pilastras sobre pedestal cuyos capiteles sostiene un entablamento en el que destacan un ancho friso y una saliente cornisa, sobre la que descansan unos pináculos laterales. En los extremos del friso se lee la fecha del año de 1682. Por encima una hornacina coronada por un similar entablamento del que penden dos pilastrillas a modo de ancones. Remata todo el edificio una espadaña, de construcción posterior ( XVIII) de tres vanos entre pilastras cajeadas, pináculos, aletas y un frontón

Por los lados externos del edificio aparecen los contrafuertes originales alternando con los volúmenes de posterior construcción. en la cabecera se encuentra el cuerpo prismático que supera en altura al resto del edificio y que se corresponde con el del camarón interior, con pilastras cajeadas en las esquinas que se quedan pinjantes antes de llegar el suelo, una cornisa une sus capiteles dejando un friso corrido antes de llegar al alero del tejado, espacio que se aprovecha para poner cuatro óculos en cada cara. Aquí, en el lado norte se lee la fecha de 1744. En el tejado y coincidiendo con el eje de las pilastras sobresalen unos pináculos bulbosos. En su cara oeste debajo de las ventanas circulares moldeadas hay una ventana ciega sobre cornisa y moldura de orejones viéndose en el centro del dintel un escudo muy orlado con la inscripción de Ave María.

En el lado Este una entrada secundaria, muy sencilla, destacando en la ménsula y enjutas motivos decorativos florales; en friso se lee: " hizo esta portada por su devoción Fernando Sobrino Infante. Ya en su interior vemos que la planta originalmente era rectangular, de " cajón" con el coro a los pies, alto, y el presbiterio elevado y algo más ensanchado; en definitiva tipo de planta que comienza a realizarse a principio del XVII por el auge que venía dándose en Andalucía desde final del siglo anterior. Posteriormente la iglesia se ensanchó partiendo de su tramo central, tal vez aun dentro del siglo XVII, convirtiéndose en planta de cruz latina. Ya en el siglo XVIII se la añadió siguiendo el eje longitudinal del templo, la obra del camarín.

Los soportes lo constituyen pilares adosados al muro, muy regulares en cuya línea de imposta, que recorre toda la iglesia, se asienta la cubierta de bóveda de cañón con lunetos; coincidiendo con los populares resaltan los arcos fajones. En el presbiterio bóveda semiesférica sobre pechinas. Llama la atención de toda la cubierta la decoración pictórica con motivos muy variados y profusamente plasmados en cenefas y franjas que llenan todo el intradós, destacándose la estructura arquitectónica de balaustrada y estípites de la cúpula. Toda esta decoración se encuentra en mal estado. En la clave de la bóveda, como originalidad, hay adosados cuatro lienzos rectangulares de distintas escenas religiosas como la Anunciación, La Visitación, La natividad y la Huida a Egipto, de buena factura compositiva y de justo color, igborándose su autoría, les son atribuidas a un maestro granadino, pintor del siglo XVII. PInturas que se completan con las del retablo del altar, presidido por el vano que da acceso al camarín. Sobre el banco se levantan dos calles laterales figurando en la derecha San Diego de Alcalá con un pobre y San Fernando y a la izquierda " La última Comunicación de San José de Calasanz" ( copia de Goya) y San Pedro. Pinturas éstas del jienense Cerezo Moreno, respuestas tras la pérdida de las originales en 1936. En el tímpano - que no se perdieron- la Santísima Trinidad en el centro, San Francisco y Santa Teresa en la Transverberación, a los lados, obras de autor desconocido.

En el frontal de escalón que eleva el presbiterio se encuentran los escudos de los bienhechores de la ermita, a la izquierda el de los Delegados de Castilla, y a la derecha el de los Zambrana Dávalos.

Por último , reseñar que el templo guarda una Dolorosa de buena factura del siglo XVIII, con rasgos granadinos, al igual que el buen púlpito con interesante forja en su balaustrada.

Gastronomía

Recetas típicas


Monumentos y puntos de interés

Entornos y parajes naturales

Pantano del Rumblar

Historias y leyendas

Los penitentes mudos

Fue costumbre entre los antiguos cristianos,pasadas las persecuciones de los emperadores de Roma, abrazar la vida eremítica retirándose a lugares abruptos de desiertos y serranías,y así nacieron en España como en otros parajes,lugares de oración y penitencia como las Ermitas de Córdoba,las del Rosario cercanas al Santuario de la Virgen la Cabeza de Sierra Morena,los inhóspitos retiros de las sierras de Cazorla y Cambil y otras comunidades de ermitaños donde se recluían especialmente hombres desengañados del mundo por reveses de fortuna o familiares,arrepentidos por delitos cometidos o simplemente por devoción abrazando la dura vida que obligaba a la oración,al silencio,a la castidad y al ayuno,costumbre muy usual en la iglesia de cuenca mediterránea especialmente en la Tebaida y en las islas griegas. El precursor de estos hombres dedicados a la vida austera fue San Pablo,primer ermitaño,que vivió mas de cien años en los siglos III y IV y fue llamado <<el Tebano>> por su procendencia.

En Sierra Morena,cerca de Baños,hubo una comunidad de ermitas en el Cerro de Navamorquí, en lugar próximo a las llamadas <<salas de Galiarda>> y la vida de estos atletas de la fe como les llama Fray Justo Pérez de Urbel era de oración y de sacrificio,vivían en grutas o chozas y los solía dirigir un monje sacerdote;se alimentaban de productos de la tierra que ellos mismos recogían o cultivaban y sus enterramientos hechos en peñones graníticos,se ven aún en la ladera de Navamorquí y en el <<Cerro de Sepulturas>> no lejos de la carretera de Los Escoriales a La Lancha.

Algún viajero romántico de la primera mitad del siglo pasado oyó contar la historia de estos hombres al viajar hacia el sur por el Camino Real de Andalucía y detenerse a pasar la noche en algún mesón de Bailén. Se sintió interesado e interrumpiendo el viaje,se traslado al lugar de Sierra Morena relativamente próximo y escribió una leyenda novelada con el titulo de <<Los Penitentes Mudos>>, porque aquellos cristianos de vida austera y solitaria tenían el silencio como norma inquebrantable.

No sabemos mucho más,pero parece cierto que hubo ermitaños en Sierra Morena cerca de las Salas de Galiarda. La narración novelesca de su vida puede tener su parte verosímil,pero es un enigma de la Historia de los que raramente se descifran.

* Semana Santa

Viernes de Dolores

Domingo de Ramos

MIércoles Santo

Jueves Santo

Viernes Santo

Domingo de Resurrección

Sociedad

Ver datos estadísticos de la sociedad de Baños de la Encina

Centros educativos

En Baños de la Encina, desde 1970 teníamos dos centros educativos , uno de ellos era privado de Monjas , llamado Cristo Crucificado, y otro público llamado Nuestro Padre Jesús del Llano. Desde 2004 , el Colegio Cristo crucificado desapareció, debido a que era un colegio, el cual no contaba con la suficiente economía para poder seguir hacia adelante , manteniéndolo. Este colegio solo albergaba Educación Infantil , desde 3 años a 5 años, ambas etapas incluidas Nuestro Padre Jesús del Llano, es un colegio de Infantil y Primaria, alberga las dos categorías, siendo un colegio partido en varios núcleos de edificios . Y desde hace unos años desde el año 2001 mas o menos, se ha incorporado y edificado otro centro educativo al municipio, llamado IES Bury Al-Hamma, es un intituto de Educación Secundaria, desde que se hizo la nueva reforma de estudios educativos, se implantó en el municipio para facilitar los estudios a los ciudadanos/as. Dicho centro es un centro TIC desde 2008.

Centros de Salud

Baños de la Encina, dispone de un Centro de salud, que está abierto de Lunes a Viernes de 8:00 horas a 15:00 horas, con dos médicos de familia. Cada uno de ellos tiene repartidos a la población para así poder atenderles todo lo bien que pueden y así poder abarcar a toda la población en consultas. A parte de los médicos de familia también hay un enfermero, realizando el trabajo que le pertenece para aquellos ciudadanos que lo necesiten. Después de su jornada laboral de Lunes a Viernes, los fines de Semana, durante una hora se acerca de pueblos cercanos como es Bailén, un equipo médico para atender demandas de los ciudadanos, y hacer visitas a domicilios particulares.

Deportes

Referencia

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.


Entradas relacionadas

Enlaces externos

Callejero

En este municipio podemos encontrar diferentes nombres de calles, cada una de ella dedidaca o a algún evento, dedicadas a personas, a lugares de interés del propio municipio etc..., entre ellas están las siguientes:


Calle de la Alcubilla

Calle de Alfonso VIII

Calle de la Amargura

Calle Ancha

Calle de la Atalaya

Plaza de Baños por la Paz

Parque de los Barones de Sangarre

Calle de Benito Baños

Calle de Bernardo Poblaciones

Calle de Blas Infante

Calle de la Buenavista

Calle del Calvario Viejo

Calle de la Canteras

Calle de Cayetana del Pilarejo

Calle de la Celada

Calle de la Conquista

Calle del Ejército Español

Calle de la Encina

Calle de la Eras

Calle del laberinto

Calle de la Ermita

Calle de la Fuente

Calle de García Lorca

Calle de Goya

Calle del Grupo Laberinto

Calle de Hermenegildo Altozano

Calle de la Higueras

Calle de la Industria

Calle de Isabel 'La Católica'

Avenida de Linares

Calle de la Llanada

Calle de los Huérfanos

Calle de la Luzonas

Calle de la Madre de Dios

Calle de Mestanza

Calle de Miguel de Cervantes

Calle del Molino

Calle del Molino de Viento

Plaza de la onstitución

Calle de la Peñalosa

Calle de Picasso

Calle de la Picoza

Calle de la Piedra Bermeja

Calle del Pilarejo

Calle del Recuerdo

Calle del Río Pinto

Plaza de la rmita

Plaza del Rosario

Calle de Santa Eulalia

Calle de Santa María

Calle del Santo Cristo

Calle del Santo Tomás

Avenida del Tamujoso

Travesía de la Trinidad

Calle de Valdeloshuertos

Calle de Verónica

Calle de Visitación

Principales editores del artículo

Hay 16 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.3/5 (12 votos)