Baños de la Encina

De Jaenpedia
(Redirigido desde «Baños de la encina»)
Saltar a: navegación, buscar
Comarca:
Sierra Morena
Población:
2.715 habitantes.
Altitud:
450 metros.
Superficie Física:
392 km2.
Gentilicio:
Bañusco/a


Descripción

Baños de la Encina es una localidad de la provincia de Jaén En el año 2006 contaba con 2.715 habitantes. Su extensión superficial es de 392 km² y tiene una densidad de 6.92 hab/km².

Sus coordenadas geográficas son 38°10' N, 3°46' O. Se encuentra situada a una altitud de 450 metros y a 53 kilómetros de la capital de provincia.

Baños de la Encina es un núcleo que está configurado por el Castillo, la Iglesia Parroquial, y la Ermita del Cristo del Llano. En torno al castillo nacieron sus primeras casas, por el lado suroriental por facilitarlo la topografía, una vez adentrada la Reconquista en el Reino de Granada, olivado ya el peligro musulmán. Más tarde ante la necesidad de culto se creó la Parroquia con su cabecera hacia Tierra santa; el Barroco XVII creo las ermitas, la del Cristo y la de la Virgen, siglo por el que pasa la Villa en crisis, epidemias y guerras, entrando en el siglo XVIII débil pero fortaleciéndose a medida que iba transcurriendo éste.

El siglo XVIII es el gran siglo para Baños de la Encina. Así nos lo hace ver su demografía volcada en la agricultura , ganadería y caza, que crece y prospera por lo que habrá de remodelar la parroquia considerablemente y dignificar la casa donde se venera a Cristo creándole el fastuoso camarín, estancia divina más cerca de los onírico que de lo real, Así se pensaba y así se hizo.

Las calles de la Villa aparentemente anárquicas unen intuitivamente la entrada o salida - calle de Linares- con la Parroquia y la Casa Consistorial - plaza de la constitución- con el castillo - calle de Santa María- y con la ermita del Cristo del Llano a través de las Calles Donosa, Mestanza y Llana. Las demás calles en pendiente.

Al comenzar el siglo XV ( año aproximado 1407), la población de Baños ascendía a 454 habitantes, forjando ya el núcleo urbano al Oeste del Castillo, Socialmente ,en esta población , destacaban 59 lanceros, 29 ballesteros, 12 viejos o enfermos y 1 clérigo. Un siglo más tarde ( 1511) la población contaba con un excesivo culto religioso al tener las siguientes ermitas: La Magdalena ( en el Castillo), Santa María de la Encina, San Bartolomé, Santa María, Santa Domingo, san Martín, San Sebastián y Santa Olalla.

El Siglo XVI será importante para Baños por la línea demográfica ascendente y que concuerda con el momento de esplendor de toda la tierra jiennense .


Baños de la Encina. Andalucía es de cine
Historia. Cultura. Patrimonio

Baños de la Encina constituye hoy un ejemplo claro en el que la Historia ha quedado sujeta, plasmada, en su paisaje, quedándose una entidad urbana con una atractiva personalidad. Su visión está constituida por unos elementos que se han significado en la sucesión del tiempo como el castillo, la iglesia o la ermita, atendiendo así a una necesidad real-espacial que se ha respetado con los años. El Castillo marcó los comienzos constituyendo hoy día uno de los mejores reductos fortificados califales de Al-Andalus. A veces se ve como algo ajeno del resto del núcleo urbano, sin nada de lazo de conexión física aunque sí espiritual, Delante de la fortaleza se adivinan restos de un ábside de la antiquísima ermita del Cueto, eslabón sin duda perdido, quedando consecuentemente la calle de Santa María como cordón umbilical, calle instintivamente planificada para cumplir con la función de nexo, Planificación que se iría completando bajo una racionalidad llana, en torno a la iglesia, concejo, plaza...

Baños tiene una gran tradición con edificios en piedra bien conservada , de gran belleza, estando en vias de recuperación la mayor parte de ellos, cuyas fachadas estaban escalonadas. Es recinto histórico artístico , siendo su castillo monumento nacional. Es obligatorio el tratamiento unificado en cuando a composición y materiales , de todas las fachadas de cada bloque.

Historia

La localidad de Baños de la Encina, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1969, está enclavada en los montañosos terrenos de Sierra Morena muy próxima al pantano del río Rumblar. El noroeste de su término municipal forma parte del Parque Natural Sierra de Andújar, que ha sido declarado zona de especial protección para las aves. La milenaria historia de la población, arranca en el Neolítico con las pinturas rupestres encontradas al norte de su término municipal, que son las primeras huellas dejadas por el hombre. En el II milenio a. C. la minería comienza en los yacimientos de Baños, ricos en cobre y bronce, que dieron lugar a la formación de una organización social que continuó hasta la fundación de Cartago. Existen diversas evidencias y de una manera destacada el poblado de peñalosa, muy cerca de la localidad del cual se han realizado diversos estudios arqueológicos. Durante el Imperio Romano se comenzó la explotación de las minas de plata que decayó juntamente con el Imperio. Huellas de éste pasado minero lo encontramos en El Centenillo, pedanía de Baños de la Encina. Con el declinar de la minería se intensifica la explotación agrícola, convirtiéndose, en la Edad Media, en un paraíso de agua y huertas. En 1225 Fernando III de Castilla toma posesión de la villa, convirtiéndose por su estratégica situación, entre la Meseta y Andalucía, en una importante vía de comunicación.

Geografía

Baños de la Encina

Ver artículo sobre la Geografía de Baños de la Encina.

Su territoriedad municipal de 394,5 Kms. se encuentra situada el Norte de la provincia de Jaén, casi en su centro, entre las tierras de Andújar, Bailén y la Carolina, lindando septentrionalmente con Ciudad Real, Tierra de Sierra en su morfología, vegetación y fauna a excepción de su ángulo SE que pertenece a la zona olivarera de la Campiña, tierras de labor suavemente onduladas . Estas últimas arcillosas y rojizas pertenecientes a la cuenca del río Guadiel, afluente del Guadalquivir; el resto tierras pardas de pizarras y granito en donde arraiga una vegetación autóctona ligada a las características del clima como la encina, quejigo, coscoja, lentisco, madroño, alcornoque..., donde la humedad del suelo se acrecienta aparece el fresno, sauce, aliso. El matorral o monte bajo está formado por jara, catueso y brezo principalmente.

Clima

El clima de Baños está dentro de las características del Mediterráneo templado , con veranos largos, caluroso y secos, e inviernos cortos y no muy fríos, Las precipitaciones anuales- entorno a los 600m- caen al final del otoño y al final del invierno, No tiene invierno térmico y por su altitud es muy dificil ver la nieve. Otoño y primavera , tal vez, sean las estaciones para vivir y sentir en la villa de Baños de la Encina,

De unos 3000 habitantes en la actualidad, se ampara en los servicios de Bialén y Linares, distando de ella 14 y 166 Kms respectivamente, Judicialmente pertenece a La Carolina.

Comunicaciones

Carreteras

Baños está bien comunicado por carretera. Seis Kilómetros de carretera comarcal la unen con la Autovía Madrid- Sevilla, en su punto kilométrico 288.

Demografía

Ver datos estadísticos de la población de Baños de la Encina

Economía

Ver Datos estadísticos de la economía de Baños de la Encina


Cultura

Turismo

Puntos de interés

Edificios y monumentos

Arquitectura militar
Castillo

Después del 711, tras el periodo de los Walíes, en el año 756, Abderramán I, de la dinastía de los Omeyas, se proclamaba emir, independizándose de los Abbasidas de Bagdag, Comenzaba así la independencia de Al-Andalus que tan larga y fructífera fué para la Historia del solar hispano. En el 888 el último Emir Abdalá manda fortificar y repoblar algunos núcleos de la zona de Andújar y Arjona para fortalecer las tierras del Alto Guadalquivir.

La proclamación en el 922 de Abderramán III como jefe religioso suponía la independencia de Al-Andalús y por lo tanto la creación del nuevo califato. Córdoba se convertía en la capital del mundo hispano-musulmań y su primer califa podía superar los momentos críticos al restablecer la unidad territorial, imponer su autoridad y notificar su poderío militar, controlando así la situación interna y deteniendo el empuje cristiano. A Abderramán III le sucedión el Califa Al-Hakan II ( 961-976), hombre culto que llevará el Califato a su máximo esplendor, viéndose Córdoba, a nivel urbano e intelectual, favorecida; este califa dará un gran impulso constructivo a la gran Mezquita, ampliándola, llevando la quibla más al Sur, hasta el Guadalquivir, construyendo el mihrab que hoy vemos. Durante este periodo histórico el territorio de Jaén es una cora impostante destacándose la administración islámica por el cuerpo de funcionarios militares, policiales y judiciales. Y a este califa se le deba la construcción de la fortaleza o castillo de Baños de la Encina ( Bury al-Hamma). A principios del presente del siglos XIX se encontró en su suelo la lápida fundacional que hoy guarda el Museo Arqueológico Nacional, figurado a la entrada del castillo una buena reproducción.

Dice así:

"En el nombre de Dios Clemente, EL Misericordioso, mandó construir esta torre el siervo de Dios Abdalá Al-Hacam IIAlmonstasir Bilá. Emir Almuminin cuya vida Dios guarde, bajo la dirección de su servidor y caid Maysur Ben Alhacam. Se terminó con el auxilio de Dios y su ayuda. Y esto fue en la luna de Ramadán de los años siete y cincuenta y trescientos".

La fecha corresponde al año 357 de la Hégira, lo que equivale al año 968 de la era Cristiana. La construcción del Castillo de Baños obedece a un plan del sistema defensivo de Al-Andalus consistente en el levantamiento de torres y fortalezas para asegurar puntos de la costa, así como del interior; edificado por Maysur, general esclavo del califa, Baños protegía el camino fluvial del Rumblar, Pinto y Grande, que tras cruzar la sierra enlazaban con el campo de calatrava.

Arquitectura religiosa
Camarín

Constituye una obra capital, no sólo para la villa de Baños, sino para la para la provincia jiennense. Se accede a él por la sacristía, mediante una escalera, en cuyo segundo rellano destaca ya la suntuosidad de su cubierta formada por una media naranja sobre pechinas, de anillo mixtilíneo o intradós gallanado por estípites radiales y salpicado de volutas biseladas, elementos decorativos que se reputen por encima de la puerta, conjunto decorativo, en definitiva, que preludia el interior, Ya en él encontramos un camarín espacioso, de planta cuadrada, cuyos lados presentan entrantes y salientes correspondiéndose a la estructura del alzado que parte de un zócalo, elevándose sobre dos complicados estípites con capiteles corintios por cada cara, marcando así los ejes del primer cuerpo, organizando espacialmente los restantes, que acaban en una inverosímil cornisa llevando su horizontalidad a distinta altura; el espacio, que se repite para todo el lugar, queda lleno profusamente de hornacinas, doseles, placas, brotes de hojas carnosas, pájaros exóticos, angelotes o putti, visibles volutas..., todo magníficamente conjuntado y diferenciado por franjas de espejos. El espacio inferior queda ocupado iconográficamente por San Juan, San marcos, San Mateo y san Lucas en las esquinas, más una virgen y una Inmaculada; algo más elevadas, pequeñas esculturas de fundadores de órdenes religiosas y figuras alegóricas. El espacio queda entre lo más bajo de la cornisa y la línea de arranque de la cúpula está ocupado por dos hornacinas superpuestas, habiendo sólo una en el lado que da al templo, bien definidas, las primeras sobre ampulosos y pinjantes pedestales, destacándose a San Simón, y en las superiores a Pedro, Andŕes, Pablo y Santiago. En torno a esta hornacina superior aparecen los ćoulos abocinados con voluminosos adornos vegetales y unos sorpresivos mascarones cuyos largos bigotes se mezclan con la decoración.

Todo este espacio queda cubierto por una cúpula de anillo polilobulado, cuyo intradós está marcado radicalmente por estípites figurando en su base bustos como los de la Santísimas Trinidad, San José, Santa Teresa Doctora..., volutas, molduras, adornos, espacio denso y polícromo que recuerda al mocárabe nazarí. En las pechinas se colocan espejos. El grosor del vano que da visión a la nave del templo está decorado por un entretejido de tallos y hojas salpicados de juguetones putti y espejos geométricos. Es muy interesante la puerta de madera de nogal que cierra el camarín, también del XVIII, moldeada ricamente en casetones poligonales que recuerdan a la lacería mudéjar.

El camarín guarda el culto del Cristo del Llano que aparece muerto en la cruz sobre un pedestal de jaspe. Su devoción se origina en la Baja Edad Media al aparecer en circunstancias milagrosas o extrañas, culto revivido aparatosamente en el XVII. El camarín y su función- nacido con el Barroco- están relacionados con el culto a las imágenes, proliferando más en torno a la Virgen, quedando en segundo lugar los dedicados a Cristo, tal es el caso que aquí nos ocupa. El espacio sacro del camarín atiende a unas exigencias religiosas del fervor popular que tiene la necesidad de ver a la divinidad, al santo o a la reliquia, en un recinto adecuado e íntimo, acondicionado para ello; espacio transcendental, casi inaccesible al que se llega por una escalera no delimitada claramente. Todo el aparato ornamental, la luz, el ambiente, la imagen, hacen entrar en éxtasis al devoto en la oración en un ambiente sobrenatural y sobrecogedor; ambiente sacro dentro del templo pero a la vez perfectamente delimitado.

Sobre la autoría de la obra nada se sabe con certeza, aunque se puede intuir, al ser realizado en la segunda mitad media del siglo XVIII y de clara influencia de la arquitectura del rococó del Sur de Córdoba, que a través de Bujalance llega a la zona jiennense de Andújar, Zocueca y Baños. Están documentadas las estancias en la ciudad iliturgitana de Tomás Jerónimo Pedrajas, escultor y arquitecto nacido en 1676 en granada. Según la opinión de René Taylor el camarín de Baños tiene más de Priego que de Lucena y bien puede estar bajo la traza de Francisco Javier Pedrajas ( 1736- 1881) o de su seguidor Remigio del Mármol. En definitiva, el foco de Priego-Lucena encierra una amplia nómina de artistas del XVIII y cualquiera de ellos puede ser el autor de la obra de Baños de la Encina.

En cuanto a su estilo, el uso de algunos elementos arquitectónicos-decorativos, como el estípite, y otros propiamente decorativos en tamaño y disposición, nos hace pensar ya en el estilo Rococó que alcanzó fuerza y personalidad en la región andaluza.

Ver artículo sobre la Iglesia de San Mateo (Baños de la Encina).

En la relación de parroquias y ermitas del 1515, el templo de San Mateo , aún no existía, al menos con este nombre. El Edificio que hoy vemos se correspondería primitivamente con el de Santa maría, por ser la advocación a quien los castellanos solían dedicar la consagración de las mezquitas de los pueblos reconquistados, así como los templos de nueva creación. La fábrica gótica del edificio se corresponde cronológicamente con el siglo XV, teniendo importantes reformas en el XVI, quedando definitivamente acabado en el XVIII. El templo en su conjunto aparenta una armonía constructiva al ser todo de sillería homogénea.

Obra de la segunda mitad del siglo XVII, levantándose a extramuros de la villa, aunque hoy la vemos dentro del caso urbano, en la barriada alta. Obra que se hizo a expensas del canónigo noble Pedro García Delgado, nacido en Baños que para dicha realización fundó un patronato. En 1690 la obra está ya acabado.

La portada principal- hacia el Sur- presenta un cuerpo rectangular coronado por otro triangular que hace de frontón. Ésta cara presenta tres vanos marcando así el eje de la simetría. El inferior es el que hace de acceso principal con una decoración muy sobria; espacio con arco de medio punto con jambas y dovelas lisas, resaltando las líneas de impostas y la ménsula de la clave del arco; en las dos enjuntas aparecen en unos espacio circulares los anagramas de JHS y AVm, quedando enmarcado por unas pilastras sobre pedestal cuyos capiteles sostiene un entablamento en el que destacan un ancho friso y una saliente cornisa, sobre la que descansan unos pináculos laterales. En los extremos del friso se lee la fecha del año de 1682. Por encima una hornacina coronada por un similar entablamento del que penden dos pilastrillas a modo de ancones. Remata todo el edificio una espadaña, de construcción posterior ( XVIII) de tres vanos entre pilastras cajeadas, pináculos, aletas y un frontón

Por los lados externos del edificio aparecen los contrafuertes originales alternando con los volúmenes de posterior construcción. en la cabecera se encuentra el cuerpo prismático que supera en altura al resto del edificio y que se corresponde con el del camarón interior, con pilastras cajeadas en las esquinas que se quedan pinjantes antes de llegar el suelo, una cornisa une sus capiteles dejando un friso corrido antes de llegar al alero del tejado, espacio que se aprovecha para poner cuatro óculos en cada cara. Aquí, en el lado norte se lee la fecha de 1744. En el tejado y coincidiendo con el eje de las pilastras sobresalen unos pináculos bulbosos. En su cara oeste debajo de las ventanas circulares moldeadas hay una ventana ciega sobre cornisa y moldura de orejones viéndose en el centro del dintel un escudo muy orlado con la inscripción de Ave María.

En el lado Este una entrada secundaria, muy sencilla, destacando en la ménsula y enjutas motivos decorativos florales; en friso se lee: " hizo esta portada por su devoción Fernando Sobrino Infante. Ya en su interior vemos que la planta originalmente era rectangular, de " cajón" con el coro a los pies, alto, y el presbiterio elevado y algo más ensanchado; en definitiva tipo de planta que comienza a realizarse a principio del XVII por el auge que venía dándose en Andalucía desde final del siglo anterior. Posteriormente la iglesia se ensanchó partiendo de su tramo central, tal vez aun dentro del siglo XVII, convirtiéndose en planta de cruz latina. Ya en el siglo XVIII se la añadió siguiendo el eje longitudinal del templo, la obra del camarín.

Los soportes lo constituyen pilares adosados al muro, muy regulares en cuya línea de imposta, que recorre toda la iglesia, se asienta la cubierta de bóveda de cañón con lunetos; coincidiendo con los populares resaltan los arcos fajones. En el presbiterio bóveda semiesférica sobre pechinas. Llama la atención de toda la cubierta la decoración pictórica con motivos muy variados y profusamente plasmados en cenefas y franjas que llenan todo el intradós, destacándose la estructura arquitectónica de balaustrada y estípites de la cúpula. Toda esta decoración se encuentra en mal estado. En la clave de la bóveda, como originalidad, hay adosados cuatro lienzos rectangulares de distintas escenas religiosas como la Anunciación, La Visitación, La natividad y la Huida a Egipto, de buena factura compositiva y de justo color, igborándose su autoría, les son atribuidas a un maestro granadino, pintor del siglo XVII. PInturas que se completan con las del retablo del altar, presidido por el vano que da acceso al camarín. Sobre el banco se levantan dos calles laterales figurando en la derecha San Diego de Alcalá con un pobre y San Fernando y a la izquierda " La última Comunicación de San José de Calasanz" ( copia de Goya) y San Pedro. Pinturas éstas del jienense Cerezo Moreno, respuestas tras la pérdida de las originales en 1936. En el tímpano - que no se perdieron- la Santísima Trinidad en el centro, San Francisco y Santa Teresa en la Transverberación, a los lados, obras de autor desconocido.

En el frontal de escalón que eleva el presbiterio se encuentran los escudos de los bienhechores de la ermita, a la izquierda el de los Delegados de Castilla, y a la derecha el de los Zambrana Dávalos.

Por último , reseñar que el templo guarda una Dolorosa de buena factura del siglo XVIII, con rasgos granadinos, al igual que el buen púlpito con interesante forja en su balaustrada.

Espacios naturales


Gastronomía

Recetas típicas


Historias y leyendas

Los penitentes mudos

Fue costumbre entre los antiguos cristianos, pasadas las persecuciones de los emperadores de Roma, abrazar la vida eremítica retirándose a lugares abruptos de desiertos y serranías,y así nacieron en España como en otros parajes,lugares de oración y penitencia como las Ermitas de Córdoba,las del Rosario cercanas al Santuario de la Virgen la Cabeza de Sierra Morena,los inhóspitos retiros de las sierras de Cazorla y Cambil y otras comunidades de ermitaños donde se recluían especialmente hombres desengañados del mundo por reveses de fortuna o familiares,arrepentidos por delitos cometidos o simplemente por devoción abrazando la dura vida que obligaba a la oración,al silencio,a la castidad y al ayuno,costumbre muy usual en la iglesia de cuenca mediterránea especialmente en la Tebaida y en las islas griegas. El precursor de estos hombres dedicados a la vida austera fue San Pablo,primer ermitaño,que vivió mas de cien años en los siglos III y IV y fue llamado <<el Tebano>> por su procendencia.

En Sierra Morena,cerca de Baños,hubo una comunidad de ermitas en el Cerro de Navamorquí, en lugar próximo a las llamadas <<salas de Galiarda>> y la vida de estos atletas de la fe como les llama Fray Justo Pérez de Urbel era de oración y de sacrificio,vivían en grutas o chozas y los solía dirigir un monje sacerdote;se alimentaban de productos de la tierra que ellos mismos recogían o cultivaban y sus enterramientos hechos en peñones graníticos,se ven aún en la ladera de Navamorquí y en el <<Cerro de Sepulturas>> no lejos de la carretera de Los Escoriales a La Lancha.

Algún viajero romántico de la primera mitad del siglo pasado oyó contar la historia de estos hombres al viajar hacia el sur por el Camino Real de Andalucía y detenerse a pasar la noche en algún mesón de Bailén. Se sintió interesado e interrumpiendo el viaje,se traslado al lugar de Sierra Morena relativamente próximo y escribió una leyenda novelada con el titulo de <<Los Penitentes Mudos>>, porque aquellos cristianos de vida austera y solitaria tenían el silencio como norma inquebrantable.

No sabemos mucho más,pero parece cierto que hubo ermitaños en Sierra Morena cerca de las Salas de Galiarda. La narración novelesca de su vida puede tener su parte verosímil,pero es un enigma de la Historia de los que raramente se descifran.

* Semana Santa

Sociedad

Ver datos estadísticos de la sociedad de Baños de la Encina

Centros educativos

En Baños de la Encina, desde 1970 teníamos dos centros educativos , uno de ellos era privado de Monjas , llamado Cristo Crucificado, y otro público llamado Nuestro Padre Jesús del Llano. Desde 2004 , el Colegio Cristo crucificado desapareció, debido a que era un colegio, el cual no contaba con la suficiente economía para poder seguir hacia adelante , manteniéndolo. Este colegio solo albergaba Educación Infantil , desde 3 años a 5 años, ambas etapas incluidas Nuestro Padre Jesús del Llano, es un colegio de Infantil y Primaria, alberga las dos categorías, siendo un colegio partido en varios núcleos de edificios . Y desde hace unos años desde el año 2001 mas o menos, se ha incorporado y edificado otro centro educativo al municipio, llamado IES Bury Al-Hamma, es un intituto de Educación Secundaria, desde que se hizo la nueva reforma de estudios educativos, se implantó en el municipio para facilitar los estudios a los ciudadanos/as. Dicho centro es un centro TIC desde 2008.

Centros de Salud

Baños de la Encina, dispone de un Centro de salud, que está abierto de Lunes a Viernes de 8:00 horas a 15:00 horas, con dos médicos de familia. Cada uno de ellos tiene repartidos a la población para así poder atenderles todo lo bien que pueden y así poder abarcar a toda la población en consultas. A parte de los médicos de familia también hay un enfermero, realizando el trabajo que le pertenece para aquellos ciudadanos que lo necesiten. Después de su jornada laboral de Lunes a Viernes, los fines de Semana, durante una hora se acerca de pueblos cercanos como es Bailén, un equipo médico para atender demandas de los ciudadanos, y hacer visitas a domicilios particulares.

Deportes

Referencia

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.


Entradas relacionadas

Enlaces externos

Callejero

Ver artículo sobre la Callejero de Baños de la Encina.

Principales editores del artículo

Hay 17 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)