Ibros

De Jaenpedia
Saltar a: navegación, buscar
Comarca:
La Loma
Población:
3.186 habitantes.
Altitud:
582 metros.
Superficie Física:
55 km2.
Gentilicio:
Ibreño/a


Introducción

Hay un dicho que habla de las Carpantas. Desde lo alto de las escalerillas de la iglesia, se engañaba al personal, mirando al cementerio, para asustarlos y sobre todo en las noches oscuras y cuando se iba la luz, cosa frecuente al principio. Andalucía tierra siempre codiciada, contó desde antiguo con lugares legendarios y ruinas Prehistóricas. Y aún pueden encontrarse en ella muros o murallas, levantados por antiguos pueblos Ibéricos, u otros que deben su origen a roma.

Entre Sierra Morena y las cordilleras Penibéticas, se encuentra situado el pueblo de Ibros, localizado en plena campiña de la provincia de Jaén, en la comarca denominada como “La Loma”, al pie de los bien conocidos como “Cerros de Úbeda.” Posiblemente; este a la cabeza de los pueblos de la comarca, en lo referente a la antigüedad. Data de tiempos de los Íberos; habiéndose llamado a lo largo de su historia “Iberis” ó “Ibris.”

Fue tomada por los Romanos, tras haber derrotado a los Cartagineses y asegurado para Roma lo que se llamaba el sur de Hispania, por Publio Cornelio Escipión en el año 206 a.C.

También pasaron por aquí los Visigodos, teniendo su sede en Biatia , hoy llamada Baeza. Su presencia data del año 416, asentándose en el siglo VI, para combatir a otros pueblos existentes como Suevos, Vándalos y Alanos. Finalizó ésta época con la invasión de los musulmanes en el año 711. Cerca del desfiladero conocido con el nombre de Despeñaperros, al pié de Sierra Morena, allá por el año 1212, concretamente el 16 de julio, conocida con el nombre de Tolosa (Navas de Tolosa), tuvo lugar la que se considera la batalla más importante del proceso de reconquista Cristiana de los territorios Peninsulares dominados por el Islam. Fernando III el Santo en el año 1224 inició la actividad de reconquista en el alto Guadalquivir, logrando hacerse con las plazas de Baeza y Andujar.

La proximidad de Ibros con la vecina ciudad de Baeza, asegura el paso de parecidas vicisitudes a lo largo de la historia.

En el año 1808, concretamente el 16 de julio, en la también conocida como Batalla de Bailén, supuso la primera victoria Española frente a las tropas francesas, por el general Español Francisco Javier Castaños contra el General francés Pierre Antoine Dupont, en la que se llamó la guerra de la Independencia Española.

Cuenta la historia, que en 1576 en los Tercios de Flandes, destacó por su valentía el Ibreño Capitán Fernández. Como también hay constancia de presencia de ibreños, en la guerra de la Independencia Española y en el rechazo, en 1836, de las tropas Carlistas Manchegas, dándose prueba de la valentía de los Ibreños y su contribución en los acontecimientos a lo largo de la historia.

En el año 1974, y en relación a las Carpantas, hubo una pandilla de amigos que se desafiaron a ver quién era capaz de ir al cementerio, a las doce de la noche. Nadie quería ir, por el miedo en el cuerpo y de las habladurías y hechos conocidos. Pero hubo un atrevido, Ayalilla, el cuál tuvo el gran valor de ir al campo Santo; por el tiempo transcurrido, lo damos por cierto y por la luz de un fuego, intuíamos que estaba en el lugar indicado. Ganó la apuesta.

Es conocida la muerte en ésta población, hacia mayo del año 545, del Arzobispo de Toledo y su posterior traslado. Como también conocida es, la parada de Santa Teresa de Jesús en su camino a la población de Beas de Segura, por febrero del 1575, donde se dice que bebió agua de una fuente, situada al pie de una frondosa y gran alameda, de la que dijo “este lugar es el Paraíso.” De ahí su nombre de aquella fuente, lo que hoy es un pilar con tres caños, llamada Fuente del Paraíso

Desgraciadamente al día de hoy nada, queda de aquella alameda nombrada por Santa Teresa. Centrándonos en la actualidad, el pueblo se divide en dos zonas, con los nombres de “El Señorío,” donde se encuentran situadas callejas típicas, al igual que de otras ciudades Españolas se tratase, y al resto de la población “Ibros del Rey”.

Por otro lado, cuenta con una parroquia que es un bello monumento. En ella destaca su torre Renacentista, con un toque Herreriano. Es de una sola nave de planta rectangular, edificada a finales del 1530 y primeros años del 1600, donde predomina el estilo renacentista y retablos con un ligero aire barroco así como sus pinturas murales de la cúpula elíptica que corona el altar Mayor.
Situada en lo que hoy es el centro del pueblo, algo despoblado, se encuentra la Plaza del Ayuntamiento, centro neurálgico del municipio hasta la década de los 90. Todavía existe lo que fue el antiguo Ayuntamiento, hoy convertido en casa particular, con su conocido pilarejo.
Lejos quedan las convivencias e intercambios de cultura y costumbres con otros pueblos, en el albergue y los grandes y elegantes salones parroquiales hoy en desuso.

Quedan restos de una muralla Ibérica, muy escasa y además mal conservada, que cuenta con inmensos Sillares, y una construcción se cree Ciclópea y de tiempos Prehistóricos, lo que afianza la teoría de que pudo ser uno de los primeros asentamientos de los que se tiene referencia en la zona. En los márgenes de la muralla Ciclópea, se han encontrado monedas, armas, objetos de cerámica y utensilios de épocas pasadas.

El pueblo cuenta con una biblioteca municipal, y un centro cedido a la Junta de Andalucía, donde se imparten clases de acceso a Internet y a las nuevas tecnologías de forma gratuita, para que el ibreño se modernice y encuentre su lugar junto al resto de poblaciones en lo que hoy es Europa.

Cuenta también con un colegio, el cual ha cambiado mucho en los últimos años, y lo que es mejor aún, un reciente y moderno Instituto de Enseñanza Secundaria. En ellos se depositan las esperanzas de las nuevas generaciones, al objeto de que estén a la altura de lo que la vida exige hoy, en lo que a preparación se refiere.

En sus dos paseos, de unas dimensiones aceptables, hablan los mayores, que el más antiguo y llamado Paseo de Santa Margarita, debe su nombre precisamente a la existencia de grandes jardines de margaritas y rosales, bien cuidados. De ello nada queda. Hoy sin tanto colorido, son solo recuerdos lejanos de personas de avanzada edad.

Desde tiempos inmemoriales, los antiguos pobladores de estas tierras, se han dedicado al cultivo del olivar. Hoy día principal fuente económica y de riqueza de la provincia. No iba a ser menos en esta población el mencionado cultivo, sucediéndose por un terreno ondulado, y coronado por su capital Jaén, siendo ésta provincia, la principal productora de zumo de aceituna de España.

Que duda cabe que ésta población, posee mucha experiencia en éste cultivo. Prueba de ello, es que existen tres Almazaras, siendo dos particulares y la tercera una cooperativa. La sabiduría generacional, se hace patente en la producción de aceites de diversas variedades y calidades, destacando, el denominado Virgen Extra; Que por la situación orográfica del terreno y climatológica, hacen que tenga una acidez equilibrada y un aroma intenso y con carácter, pero suave y de buen paladar. Excelente para ensaladas y Guisos.

Como en otras poblaciones, existen numerosas tradiciones: podríamos nombrar como más destacadas, la denominada “San Pascual Bailón,” que se celebra a mediados del mes de Mayo. Y la de “Santo Bastián” en el argot del pueblo, que es el día de San Sebastián el 20 de enero.

Al igual que tradiciones, los dulces típicos como los llamados “pericones, tortas domingueras, borrachuelos, empanadas, brazos de gitano, alpargates, roscos de gacha miga, flores, gachas de los santos, hornazos”…; forman parte de su gastronomía, buena y saludable “el arroz y conejo, los llamados en el argot del pueblo Guiñapos (andrajos), la pipirrana, las migas de pan o el tradicional cocido del día tres de mayo con su respectivo relleno….Cada uno relacionado con una fecha o algún evento.

Bien conocida es al llegar mayo, la ilusión de sus habitantes, y se alegran, por la llegada de las fiestas. Porque entre sus muchas devociones, hay una que destaca, y es el amor a la Virgen de los Remedios, depositaria del amor de los corazones de los ibreños. En éstas fechas desde el día 2 al 5 de mayo, se celebran las fiestas en honor a su patrona, entre la alegría reinante de los habitantes y visitantes, se rinde homenaje y cariño a Ella su Madre. Visitarán Ibros muchos forasteros que pasarán por aquí, quizás queden prendados en su recuerdo, del trato cordial y de la acogida que aquí se dispensa a todas las personas que pasan por el pueblo. Hacen que las fiestas sea ocasión de júbilo.
Así mismo es destacable su Semana Santa, y máxime habiéndose recuperado recientemente, la procesión de Padre Jesús, digna de ver en la madrugada del jueves al viernes.

Los Ibreños son “valientes, arrojados, emprendedores, industriosos y buscavidas”. Se dice “que con un pan y tres tomates son capaces de conquistar el mundo. Y que cuando el hombre creyó pisar por primera vez la luna, ya había allí un Ibreño vendiendo hierbas medicinales”. Aunque ya sabemos que solo es ficción, es una forma de definir las facetas del ibreño. Que es “alegre, simpático, algo reservado, pero cordial y acogedor con el visitante”. Numerosos ibreños se encuentran dispersos por toda la Geografía Nacional, habiéndose instalado por diferentes motivos. Entre ellos destacan médicos, farmacéuticos en incluso un Catedrático en la Universidad de Granada. De ahí todo lo referido anteriormente sobre el Ibreño. No se recuerda en la historia que un ibreño haya muerto de hambre.

D. Camilo José Cela, Premio Nóbel, en su conocida obra: “primer viaje Andaluz,” expresa de Ibros; que es “una villa de gente hábil o brava, divertida y lista, que no habla como la de los demás pueblos del contorno, si no remarcando y dejando caer las palabras, que con frecuencia copian de los gitanos, con un eco gracioso y roncador, curioso y raro. Ibros es un pueblo de gente simpática, simpatía que alcanza su mayor grado de plenitud al ofrecerla a todos los que quieren tomar parte en ella.

Al día de hoy, así se sigue haciendo, y que la identidad de éste pueblo perdure, depende de sus habitantes y las nuevas generaciones.

Seguramente, podría escribir muchas más cosas sobre Ibros mi pueblo, y sus habitantes, como Ibreño que soy, y orgulloso de serlo, espero que al lector le guste, y le sirva para conocerlo un poco más. Y sobre todo al que por algún motivo se encuentre fuera del mismo y los recuerdos le llenen de nostalgia y alegría.

Un saludo a todos.

ÉSTE ES IBROS. VEN A VISITARLO


Por Manuel Palomares.

Geografía

Clima

El clima de Ibros es seco en verano y humedo en invierno

Comunicaciones

Carreteras

La principal carretera de acceso a Ibros es la autonómica A-6101 Baeza N-322, que enlaza, como su propio nombre indica, al sureste con Baeza y al noroeste con la carretera nacional N-322 a la altura de la Estación de Linares-Baeza.

Otras carreteras secundarias son la JA-4104, que enlaza al norte la N-322 y Canena, y la JA-4106, que lo comunica al sur con Begíjar.

Demografía

Ver datos estadísticos de la población de Ibros


Economía

Empresas de Ibros

Historia

Historia de Ibros

Ibros del Señorio e Ibros del Rey

Fuentes y manantiales

Juegos de Antaño


Lugareños ilustres

Cultura

Turismo

Puntos de interés

Fue centro neurálgico de esta villa milenaria hasta los años 80 del siglo XX, cuando empezaron a diseminarse las distintas funciones que en ella existían, como por ejemplo el mercado o las corridas de toros, cuando se instalaban gradas móviles alrededor de la plaza. Su nombre ha cambiado con los años, siendo llamada anteriormente Plaza de Alfonso XIII o Plaza del Caudillo. Su estructura es de planta cuadrangular, en cuyo centro se alza una fuente rodeada de bancos de piedra. En esta plaza se encuentra el Ayuntamiento, la iglesia de San Pedro y San Pablo, la Oficina de Correos y el Palacio de Benavides, antiguo palacete de los señores de Ibros.

Edificios y monumentos

Arquitectura civil

Son los restos de una gran construcción formada primitivamente por un recinto cuadrangular que rodeaba el perímetro del poblado, del que hoy sólo se conserva una esquina de 12 y 13 metros de largo. La fecha de su construcción se estima entre los siglos II-I a.C., ya en época romana, pero con técnicas constructivas propiamente ibéricas. Estas murallas, junto con la ermita de Santa Ana de Torredonjimeno, constituyen las mas antiguas muestras de fortificación en la provincia de Jaén. Sus enormes sillares están ensamblados sin mortero y poseen unas dimensiones de 3,60 metros de longitud por y 1,70 de ancho. La muralla se emplaza en la parte más baja del pueblo, conocida como barrio del señorío, y que vendría a coincidir con el asentamiento ibérico.

Es ésta una casa solariega representativa de la arquitectura vernácula de Ibros. Cuenta con dos plantas y balcón central sobre estrecho pretil y cerrajería de forja original, de gran belleza, en todos los huecos. Los huecos son adintelados y presenta simetría respecto a los ejes verticales de los mismos. El hueco de la planta es muy pequeño y las ventanas de planta baja son de mayor tamaño que las de la primera. Simboliza la presencia de los señores en Ibros, aunque raramente la habitaron. Si lo hizo Leonor Dávalos, que otorgó en ella su testamento. Está situada en la plaza del pueblo, aunque no se sabe si este fue su emplazamiento original. A mediados del siglo XVII se realizaron obras de reedificación en ella.

También conocido como "Puente Quebrada" o "Puente sobre el río Guadalimar", no puede considerarse su antigüedad, por ser desconocida Su valor consiste en estar construido por sillares, fragmentos de relieves y todo tipo de piedras trabajadas, procedentes de la ciudad de Cástulo. Su estado de conservación es bueno.

Edificio del antiguo Ayuntamiento de Ibros, del que sólo queda una parte de su fachada de piedra, y en la que se encuentra, en su parte central, en antiguo escudo de la Villa.


Arquitectura religiosa

Mandado edificar por Francisco Sarmiento de Mendoza, obispo de Jaén en 1523, quien lo realizó completo, incluyendo imágenes, retablos y campanas. Tiene planta de una sola nave con capillas entre contrafuertes, sin comunicación entre ellas. La bóveda de la nave es de cañón, con arcos fajones que descansan sobre hermosas pilastras. La capilla mayor está precedida por un gran arco en el que destaca el escudo del obispo Don Antonio Brizuela y Salamanca. Cubre el presbítero una interesante cúpula seudooval sobre pechinas realizada en el siglo XVII. A los pies del templo se ubica un coro en alto, sostenido por dos columnas. Destaca la torre-campanario de cuatro cuerpos, con el cuerpo de campanas achaflanado y con pináculos en las esquinas, según un esquema ya tradicional en toda la comarca. También resulta interesante la portada de estilo manierista, construida en piedra de sillería, formada por arco de medio punto con dovelas decoradas con rombos y ménsula de acanto.

Gastronomía

Ver artículo sobre la Gastronomía de Ibros

Fiestas

Ver artículo sobre la fiestas de Ibros

Semana Santa

Fiestas en Honor a Ntra. Sra. de los Remedios

Tradiciones

Sociedad

Ver datos estadísticos de la sociedad de Ibros

Centros educativos

Centros de Salud

Deportes

Escuelas Municipales de Ibros

Ibros C.F.

Referencia

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.


Entradas relacionadas

Enlaces externos

Principales editores del artículo

Hay 9 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.3/5 (10 votos)